SEQUÍA DE ACULEO: NO FUE CAMBIO CLIMATICO, FUE EL ESTADO.

por Almendra Villalobos.

Hace sólo una semana, se publicó una investigación de la Universidad de Arizona que reveló lo que todos quienes han vivido de cerca la desaparición de la laguna Aculeo ya sabían: se secó por acción humana, más precisamente por responsabilidad del Estado al otorgar a la gran agricultura derechos de agua a destajo.

Los noticieros se llenaron de reportes con este nuevo informe, que vino a echar por tierra el “Estudio de balance hídrico de la cuenca de Aculeo” que realizó la U. de Chile el año 2019 a cargo de la hidróloga Pilar Barría, en quien todas las autoridades centrales y comunales se basaron para decir que el acuífero se había secado por la mega sequía y era el testimonio de cambio climático mundial.

El problema es que desde el año 2010, esta situación se viene dando a vista de todos, o de todos aquellos que han indagado en los registros que existen y, además, de los datos hidrológicos que se han recogido durante décadas en el lugar.

La activista Jenny Caru (Que no muera Aculeo) en nuestro reportaje “Laguna de polvo”, habló en extenso de toda la problemática de sobre otorgamiento de derechos de agua y además, que la laguna presenta el grave problema de no poder ser intervenida de manera eficaz pues no ha podido ser declarada como bien de uso público, lo que la pone en medio de una batalla por el desvío de sus esteros que solían alimentarla, pozos registrados y no registrados de los que ya se perdió la cuenta, falta de regulación de quienes otorgan los derechos de agua en este país y de la cantidad de conflictos de intereses que la problemática de esta cuenca suscita, cuando vemos que los mismos que gobiernan, dan manga ancha a sus “amigos”, beneficiando a grandes agricultores y latifundistas de la zona. Por dar un ejemplo de falta grave, tenemos que los Cerezos Garcés, quien mantiene muchísimas hectáreas de plantaciones, son parte de la Corporación Altos de Cantillana y su reserva del mismo nombre, los que supuestamente son “ecologistas”. De esta manera mantienen su imagen de salvadores del medioambiente y esta muestra es uno de muchas, de un hilo interminable de coincidencias entre los poderes del Estado, fundaciones, autoridades y así.

En una de tantas conversaciones con Jenny Caru, señaló hace un tiempo que, “El alcalde de Paine y la Municipalidad son defensores de la agroindustria. Paine es el único lugar en el mundo en donde se ha aprobado investigaciones de Monsanto y la SNA ha intervenido junto a ellos, los colegios municipales y privados como una política comunal, introduciendo a la mente de nuestros niños una falsa idea de la agricultura moderna.”

Respecto a la publicación dada a conocer estos días, que reafirma los dichos de la activista y de muchas personas de la zona, hablamos con el hidrólogo que estuvo al frente de la investigación, Rodrigo Valdés-Pineda, quien, junto a un grupo de expertos de la universidad norteamericana, entidad líder en hidrología mundial, resumió lo divulgado para nosotros.

“La motivación para iniciar la investigación, así como debe haberte dicho Pablo Garcia-Chevesich muchas veces, fue que nos llamó la atención que la laguna se secara tan rápido en un proceso muy agresivo que generalmente nunca se observa en un sistema hidrológico que se encuentran en un balance natural. Lo que hicimos fue ir directamente a los datos que existen para la laguna. El 2019 ya habíamos hecho una investigación que fue basada en modelación y demostramos que las desviaciones del estero Pintué era uno de los puntos más críticos de lo que pasaba con el drenaje natural de la laguna… una vez que se cortó el Pintué, se dejó de tener disponibilidad continua a la laguna y desapareció la muralla hídrica que la protegía que se drenara naturalmente. Básicamente, le sacaron el tapón. Otro factor es que después de año 2010, se pierde la correlación de aguas lluvia con respecto a la subida o bajada de la laguna (fluctuación estacional).”

Señaló que, en un primer momento, cometieron el mismo error de solo quedarse en el modelo sin tomar en cuenta todos los datos empíricos, error que produjo que la investigación de la Universidad de Chile (2019) llegara a concluir que la laguna desapareció por la mega sequía. En cambio, el equipo de la Universidad de Arizona tomó los datos directamente y los llevó a concluir que era falso.

El estudio rescató la historia de la cuenca de Aculeo, no solamente los datos científicos que se tenían de las últimas décadas, sino que tomaron razón de la paleo climatología del entorno hasta los tiempos actuales, concluyendo que en los últimos 3000 mil años o más, jamás se había vaciado, pese a que pasó por sequias peores a la que hoy enfrentamos.

También estudiaron la evolución los derechos de aguas y la demanda. Verificaron que había un incremento en las últimas décadas, corroboraron que después de que la laguna se secó se siguieron asignando derechos de agua y que la demanda actual de agua supera en 2,8 veces lo que la laguna podía soportar. Además, hubo errores importantes desde la institución pertinente en términos de la estimación de la extracción sustentable de aguas subterráneas.

Sumado a todo esto, encontraron que el número de pozos registrados de la DGA versus en número de pozos existentes es muy distinto.

Con todos estos aspectos claves, la investigación determinó que fue la mano humana sin lugar a dudas la principal causante de desastre.

Valdés-Pineda agregó, “Hay varios responsables. Las instituciones que no hicieron los estudios de sustentabilidad, los que están encargados de asignar los derechos de agua en la cuenca y los usuarios que pidieron esos derechos, muchos de ellos no inscritos en la DGA. La agroindustria que no fue capaz de visualizar que estos problemas hídricos se iban a intensificar con el consumo que ellos tenían…”

Garcia-Chevesich concluye lo mismo, “Si hubiese sido una sequía persistente la principal causante del desaparecimiento de la laguna, la linealidad (lluvias, esteros y llenado) hubiese continuado después del 2010 pero como no fue así, hubo una correlación negativa, significa simplemente que aquí hay mano humana. También se probó la tremenda y sesgada estimación de la capacidad de extracción subterránea autorizada para el acuífero de Aculeo y de la regional a través del tiempo, como por ejemplo que, en el año 2020, pese a que la laguna se había secado, autorizaron 45 litros por segundo más. Esos son casi 1 millón y medio de metros cúbicos al año. Por lo tanto, es una pésima gestión y este estudio demuestra claramente que el clima tuvo muy poco que ver. Afecta, pero la principal variante fue el consumo.”

Tras conocer esta nueva y cierta realidad de la desaparición de la laguna Aculeo y con la cantidad de difusión dada en medios de todo tipo, coincidentemente se inició una nueva ola de hostigamiento contra las defensoras del agua de diversas zonas de sacrificio que tenemos en Chile.

En palabras de Jenny Caru, una de ellas, cerramos esta nota.

“ACULEO REPRESENTA AL PODER DEL AGRONEGOCIO Y LA CORRUPCIÓN EN TORNO AL AGUA Y A LOS BIENES COMUNES.  UNA MALA SOLUCIÓN EN ACULEO ES UN MAL EJEMPLO PARA CHILE, HOY LA LUCHA ES TRANSVERSAL  Y LUCHAMOS POR LOS TERRITORIOS, PERO MÁS ALLA DE NUESTRAS PROBLEMATICAS LOCALES, BUSCAMOS UN CAMBIO EN LAS PERSONAS EN QUE CADA UNO SEA PARTICIPE DEL CAMBIO  Y SE SIENTA DUEÑO DEL AGUA QUE TOMA Y QUE BEBERA A FUTURO, EL PROBLEMA DEL AGUA ES UN PROBLEMA DE TODOS SI A UN SER HUMANO LE FALTA AGUA PARA BEBER NO ESTAMOS HABLANDO DE UN PROBLEMA ADMINISTRATIVO ESTAMOS HABLANDO DE UN DERECHO HUMANO, UN DERECHO ESENCIAL PARA LA VIDA.”