13° Juzgado de Garantía de Santiago condenó al Coronel, de Carabineros, Eduardo Witt Sánchez, por apremios ilegítimos.

Antes y durante la revuelta el “oficial” realizaba violentos ingresos (UMCE), disparando perdigones y balines BIG BAN contra alumnos (2019).

El uniformado disparó contra civiles en el marco de una manifestación durante el estallido. Eduardo witt, hizo detener a los pasajeros de un vehículo particular, obligando a descender a sus ocupantes, para luego propinarles patadas, golpes y garabatos, y luego disparando su escopeta -a quema ropa- en una pierna de uno de los detenidos, dejando a una víctima con lesiones de alta gravedad.

Los hechos se remiten al 20 de octubre de 2019 en la comuna de Peñalolén. Ahí la víctima, quien se encontraba manejando su vehículo Chevrolet Prisma, en compañía de dos primos por calle Sánchez Fontecilla, recibió un disparo de perdigón en la rodilla.

la víctima habría observado un atochamiento de vehículos, por lo que decidió doblar por calle Los Presidentes en dirección hacia el oriente. “Mientras el conductor realizaba el viraje se percató que detrás de su vehículo se encontraban dos patrullas policiales, con la sirena encendida, por lo que se orilló para tomar contacto con los funcionarios policiales. Una vez que la víctima detuvo la marcha, los pasajeros sintieron fuertes disparos efectuados por Carabineros, directamente hacia el vehículo, impactando balines en las dos puertas traseras, así como en la puerta del copiloto”. En ese momento recibió el disparo.

En el lugar se registraban, aglomeraciones y manifestaciones, por lo que el vehículo en que circulaban las víctimas tomó un paso de retorno, instantes en que desde la patrulla tripulada por el coronel Witt Sánchez y otros funcionarios policiales se le ordenó detener la marcha.

coronel Eduardo Witt Sanchéz_ foto del día de operativo. Imagen de Osvaldo Tello

El oficial arriesga una pena de hasta 541 días de presidio por ser culpable del delito de apremios ilegítimos.

La sentencia será dada a conocer el próximo lunes 17 de Enero 2022-

La patrulla se estacionó detrás del automóvil de las víctimas, descendiendo el imputado, coronel Witt Sánchez, junto a otro uniformado, procediendo el oficial a colocarse frente a la ventanilla del copiloto, disparando a corta distancia la escopeta antidisturbios que portaba en dirección a las piernas de Astudillo Ibarra, provocándole una herida compleja en el muslo derecho.

En seguida, obligaron a las víctimas a descender del auto y tenderse en el piso, donde recibieron golpes de puntapiés en diversas partes del cuerpo por parte de los oficiales. En el caso de Astudillo Ibarra, recibió además un golpe en la boca, que le fracturó piezas dentales.

Finalmente, trasladaron a las víctimas, en calidad de detenidos, a la Subcomisaría de Peñalolén, bajo el cargo de autores de robo con fuerza.

De acuerdo con el fiscal Felipe Sepúlveda, de la Fiscalía Metropolitana Oriente, el disparo percutado por Witt “fue totalmente injustificado.