Francisco Vidal defiende financiamiento de SQM a Chile 21: “A veces hay que cerrar los ojos”

Ante la pregunta si sabía del contrato con SQM, Vidal respondió en radio Duna que “sí, sí, este contrato viene de 2007 y es la forma, en parte, de financiamiento de lo que yo conozco – yo fui director de Chile 21 cuatro años, entre  1995 y 1999- que los centros de estudio y fundaciones de este tipo funcionan”. 

Francisco Vidal, abordó la controversia por las boletas que habría emitido Soquimich a Chile 21, entidad que él presidió en los ’90.

Francisco Vida, Inició su carrera política en el departamento juvenil del derechista Partido Nacional. Durante el Gobierno de la UP, fue miembro del Comando Rolando Matus, grupo paramilitar de los jóvenes del PN organizado para enfrentar a la Brigada Ramona Parra (BRP) del Partido Comunista y a la Brigada Elmo Catalán  (BEC) del (PS).

Respecto a la discrepancia por pedirle recursos al nieto de Pinochet, Julio Ponce Lerou, afirmó que “con ese criterio tendríamos que dedicarnos con el Hogar de Cristo”, y que “le fuimos a pedir plata a una empresa que tiene 25 años de funcionamiento”. 

“Sé que es difícil, pero es la realidad. Las fundaciones que tiene un rol clave, tienen un papel… ¿Qué haces tú en un país como Chile, donde el grado de concentración económica es enorme, donde una pyme no va a financiar un centro de estudios. Hay que acudir a una empresa grande”, argumentó. 

Y que, a pesar de afirmar que la compañía se aprovechó del régimen militar, Vidal aseveró que “hay que cerrar los ojos” a la hora de busca fondos y que “el límite tiene que ver, por ejemplo, en cosas delincuenciales absolutas”. 

Pese a ello, expuso que “nunca recibí llamados de Ponce Lerou cuando estaba en el gobierno”. 

Explicó que el financiamiento para estas entidades “funciona sobre la base de tres fuentes de financiamiento: en base a sus vinculaciones internacionales, que en el caso nuestro – una fundación de izquierda, más vinculada a la socialdemocracia, por ejemplo nos colabora Friedrich Ebert, que es la fundación del partido socialdemócrata alemán” y agregó que los alemanes “son buenos para dar plata”. 

“Lo otro es que se hacen convenios con ministerios, para trabajos específicos. Y la tercera son las grandes empresas. 

Sobre el pago que estas compañías realizan, detalló que “hay desde 1 millón hasta 5, 7 millones mensuales, acotando que “el precio está dado por la consideración que tenga el comprador del servicio”. 

Respecto de por qué de esta diferencia, contestó que “no sé si de favor, pero de ponderación” y que por el mismo informe puede tener un distinto valor, dependiendo de quién decida comprar.