Autonomía Territorial Indígena en la nueva Constitución:

Se debe educar a la ciudadanía para que sea plurinacional y comprendan y respeten a las autoridades indígenas, cuya legitimidad pueden descansar en criterios diferentes al occidental, pero no por eso menos validos

Ayer, la académica mapuche Verónica Figueroa Huencho expuso ante la Comisión de Forma de Estado sobre Autonomía Territorial para Pueblos Originarios, a la cual califica como un avance hacia una convivencia equitativa.


Habló de que la Autonomía territorial no puede ser entendida como espacio separatista. Podría formar parte de una gobernanza mayor con la cual se ejercen intercambios, en consonancia dentro de una plurinacionalidad efectiva y transversal. Requiere de diferentes actores: el Estado, universidades, organizaciones sociales, empresas. Podría incluir también a quienes no siendo indígenas, quieran vivir en estos territorios autónomos.


Habló de la importancia de la claridad en el conjunto de reglas que permitan a los pueblos la prorrogativa de decidir, y a la vez de la importancia de que esta regulación no sea una burocracia muy compleja, que termine por limitar más.
Pero advierte que esto implica un cambio y, luego, una gestión de ese cambio.


Termino con trozos que prefiero dejar aquí de forma más literal:
“Es importante entender que la decisión de despojar territorialmente fue del Estado. Y también puede ser del Estado la idea de revertir esto…


Ninguna de estas legislaciones está escrita en piedra. Hay una decisión de Estado que las puede cambiar…
Hoy la Convención es el gran espacio de diálogo para generar un momento fundacional”.
Comparto con ustedes la ponencia completa: