Abogada de DDHH y procesos por el estallido: “No acepten las salidas alternativas”

por Mauricio Castro

La abogada viñamarina Paula Arriagada consiguió probar, tras un largo proceso, la inocencia de un detenido acusado injustamente por Carabineros de porte ilegal de arma blanca en el marco del estallido social. “Vayamos a juicio y que me prueben que lo que están diciendo o me están imputando es cierto”.

El 31 de diciembre de 2019 un joven estudiante de la Escuela Industrial de Valparaíso se dirigía a su casa tras terminar una nueva jornada de su práctica profesional. Al llegar a la intersección de las calles 1 Norte con Avenida Libertad en la ciudad de Viña del Mar, se sumó a una de las manifestaciones que se desarrollaban en el contexto del estallido social. Tras esto, vino la arremetida de Carabineros y fue detenido de manera aleatoria. Se le imputó el delito de porte ilegal de arma blanca,

“El caso es que él portaba un instrumento que era utilizado en su trabajo como mecánico. Carabineros manipuló la situación, se aprovechó de la presencia del artefacto, lo detuvieron y le imputaron este delito”, explicó la abogada Paula Arriagada quien tomó la defensa del joven tras la nula ayuda que recibió de la Defensoría Penal Pública que instaba al imputado a tomar una salida alternativa más que probar su inocencia.

“Tanto la Fiscalía como la Defensoría Penal Pública le dan una muy mala alternativa a la gente que estuvo involucrada en todo lo que tiene que ver con el estallido social con estas salidas. Cuando no tienes antecedentes las penas son relativamente bajas y terminan ofreciendo estas alternativas, pero estas suspensiones del procedimiento son mal utilizadas porque las ofrecen para terminar rápidamente el proceso sabiendo que no hay antecedentes suficientes para poder culpar a una persona de algún delito”, explicó la abogada especialista en derechos humanos.

Abogada, Paula Arriagada

Este procedimiento de los organismos que deben impartir justicia en el país ha permitido que mucha gente que no hizo absolutamente nada y de las cuales no hay pruebas suficientes para probar lo contrario terminen forzosamente optando por estas salidas alternativas – pueden ser firmas mensuales por un tiempo determinado – que le ofrece este proceso que finalmente no beneficia a quién nada hizo. 

A juicio de la abogada Paula Arriagada, “lo que se está haciendo acá es hacer mal uso del proceso. Las salidas alternativas son un beneficio que le entrega el sistema a las personas que no tienen antecedentes penales, pero en este caso del estallido social son utilizadas cuando no hay pruebas suficientes. De esta manera los fiscales se evitan tener que probar un hecho que ellos saben que no se puede probar”.

“A todos los casos que tengo del estallido social les digo que nos vayamos de todas maneras a juicio, que no aceptemos la salida alternativa. Vayamos a juicio y que ellos me prueben que lo que están diciendo o me están imputando es cierto”, explicó. Sin una buena asesoría la mayoría de quienes están detenidos o en proceso se asustan por la persecución del Estado y terminan aceptando el ofrecimiento para evitar ir a juicio. En el fondo, terminan aceptando un proceso que no les corresponde.

Es sabido que para la mayoría de los casos de los detenidos por el estallido social no existen pruebas suficientes porque Carabineros miente. Es la palabra de ellos para que la Fiscalía y la Defensoría Penal ofrezcan salidas alternativas. Lo malo es que en los expedientes de cada uno de los detenidos quedará registro de que se aceptó una salida alternativa porque se cometió un delito, una mancha indeleble producto de lo nefasto del sistema. 

“Yo no tomé desde el inicio este caso, lo tomé cuando él se dio cuenta que la Defensoría Penal no lo tomaba en cuenta, que la defensora no le contestaba los llamados. Obviamente los jóvenes comienzan a sentirse indefensos, vulnerables ante el sistema y se ven presionados a esto, a tomar esta salida alternativa y no debería ser así. Están siendo manipulados por la Fiscalía y la Defensoría para poder terminar con los procesos rápidamente. Esto tampoco ayuda a saber en cuántos casos Carabineros mintió acreditando delitos falsos porque todo termina en nada. Lo que hay que hacer es no aceptar la salida alternativa”, explicó Paula Arriagada.

Para suerte del joven mecánico, después de más de un año de espera, el proceso terminó de la mejor manera. No se acreditó delito alguno y terminó en la más absoluta inocencia. Una suerte que no han podido correr los cientos de jóvenes que se mantienen detenidos o en este largo proceso producto de un sistema perverso que no busca la inocencia.