Convención Constitucional pidió disculpas públicas en su primer día de trabajo

por Mauricio Castro.

“Como mesa queremos transmitir nuestras disculpas por el bochorno que tuvimos que atravesar el lunes. No confiábamos en la palabra del gobierno, había un problema de comunicación que impedía que pudiéramos tener certeza respecto de la veracidad y confiabilidad de la información”, señaló el vicepresidente de la Convención Constituyente, Jaime Bassa, tras el inicio del trabajo para comenzar a redactar una nueva Constitución.

En su crítica a la labor del gobierno, el abogado constitucionalista agregó que en esta jornada “estamos en este salón porque tenemos un informe de las condiciones sanitarias del edificio y eso no lo hicimos nosotros. Esto lo hizo la sociedad civil que se puso a disposición de la constituyente de manera desinteresada”. Bassa indicó que “están las condiciones tecnológicas y sanitarias necesarias para que podamos sesionar en distintos espacios”.

El vicepresidente explicó la necesidad de contar con una Comisión de Reglamento y que a su juicio “empiece a trabajar lo antes posible en la redacción del reglamento. La idea nuestra es que se autorice y sancione durante la tarde para que luego, en los próximos días, establezcamos el sistema para que se inscriban quienes quieran formar parte”.

También abordó el tema de los presupuestos asignados para el funcionamiento de la Convención. “Necesitamos una comisión compuesta ojalá por expertos en cuestiones de administración financiera para que sea una comisión de presupuestos y administración interior que ayude a fiscalizar, observar y evaluar no solo la ejecución presupuestaria sino también los procesos de licitaciones”.