Sebastián Sichel y su patético intento por ser cercano

Escrito por Mauricio Castro Periodista, Piensa Prensa.

“Salgo en un video de La Pozze Latina, saltando al escenario en La Batuta”. Este parece ser el gran mérito del candidato presidencial de derecha que disputará las primarias de Chile Vamos junto a Joaquín Lavín, Mario Desbordes e Ignacio Briones. Un intento desesperado y que bordea lo ridículo de parecer cercano a la gente. Acá algunas de sus frases más insólitas de su entrevista para el diario La Cuarta:

“Quiero ser Presidente porque quiero combatir la captura del Estado y la burocracia del Estado para ayudar mejor a los chilenos. Quiero ser un espadachín. Quiero que el Estado haga mucho mejor su trabajo, que lo hace bastante mal”.

“Me crié frente al mar y, como no teníamos lucas, el mar era el supermercado. Literal. Lo que hacíamos para almorzar, es que a veces nos tocaba recolectar pulgas y hacíamos sopa de pulgas. A mí nunca me van a ver buscando lujos que no me interesan, trato de vivir como vivo. La gente se sorprende cuando me ve en la calle con short. Y tiene que ver con eso”.

“Yo no tenía lucas y me vestía en el Persa Biobío. Me compraba ropa de militar en desuso. Justo en la esquina de Placer. Me compraba los pantalones con los bolsillos al lado, ¡costaban luca en esa época!. Unas compañeras más cuicas empezaron a pensar que era ondero y me empezaron a preguntar en qué tienda me compraba esa hueá. Trataban de seguirme la moda… Empezaron a ponerse los pantalones de milico con bolsillos pensando que era por ser rockero”.

“Soy liberal. El hueón que me viene a defender algo solo porque hay que defenderlo, porque está ahí, desconfío”.

“No quiero que los políticos seamos ídolos de nadie. Que vivamos una política que entienda lo común. La política de los años 60 era ser un fanático, intentar ser un mesías. La política del siglo XXI tiene que ser entender lo común, lo cotidiano”.

“A mí me pasó que la vida me dio el privilegio de estar en posiciones de poder y lo he tratado de hacer de la mejor manera posible”.

“Cuando te miras el ombligo todo el día, siempre estás peleando con el del lado para ver quién tiene el ombligo más bonito. Ha habido exceso de partidismo, de caudillismo y de captura de los partidos de la discusión pública, más que una mirada de largo plazo de la política”.

“La política es el blanco de las críticas con toda razón. A mí me gusta mucho el rock, entonces esto es como cuando Mike Patton cuando se para en el Monsters of Rock en el Víctor Jara, abre los brazos y lo escupen todos”.

“He sentido la idea de la exclusión. ¿En el Gobierno? Me sentí a veces como en un círculo de colegio. Como yo no soy parte de ese circuito, era raro… Me sentí ajeno a ese club. Si salí es probablemente por eso, porque no era del club, de los partidos”.

“Las redes se transformaron en la droga de los políticos. Tiene que ver muchas veces con la falta de conocer el país de verdad. Como no lo conocen, se drogan con las redes sociales creyendo que ahí está el país, ¿cachái?”.

“Mi vida real está en el asado que hago con mis amigos, cuando jugaba a la pelota con ellos, cuando iba al cumpleaños de mi mejor amigo que vive en La Florida. Ahí escucho mucho más y me informo mucho más que en las redes sociales”.

“Salgo en un video de La Pozze Latina. Pendejo, saltando al escenario. No me acordaba pero un amigo lo vio y me dijo «hueón, erís vos». Salgo ahí y sale mi cara, heavy. El video lo grabaron en La Batuta y yo iba mucho en los 90”.