Piensa Prensa nace el 21 de mayo de 2013, como una idea de registrar y denunciar las violaciones a los Derechos Humanos que venían ocurriendo desde antes del 2006, revoluciona Pingüina, durante los duros apaleos contra las y los estudiantes el 2011 y hasta hoy en el país, y así comunicar, vía redes sociales, la dureza con la que carabineros de FFEE reprimía las manifestaciones sociales. Noticias que los grandes medios y periodistas ocultaban.

Fuimos un pequeño grupo (3), idea de un par de locos, ex fotógrafos de los 80′, un periodista y un documentalista. Hoy ya somos 9 integrantes, y más de 6 colaboradores -todos ad honórem– (ninguno remunerado).

Los gastos -de equipos, cámaras, micrófonos, esponjas para micrófonos, cascos, máscaras antigases, locomoción, colaciones y traslados- los recaudamos de nuestro propio bolsillo y con aportes de personas que creen y confían en este proyecto.

Rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez expulsando a FFEE tras un violento desalojo de estudiantes. 13 de junio 2013. foto de Piensa Prensa
Carabinero golpea y detiene a una estudiante durante manifestación en Parque Bustamante 2016

El 2019, cubrimos de norte a sur las protestas del Estallido Social, fuimos testigos y victimas directas de la represión policial que vive Chile. Sufrimos la CENSURA, nuestras plataformas y redes eran bloqueadas o simplemente eliminadas de ciberespacio, pero fuimos más allá, y nos empoderamos. Nada debía silenciarnos. Nos creamos nuevas cuentas y seguimos denunciando. Medios internacionales y regionales nos solicitaban autorización para compartir imágenes de la represión, que, eran aterradoras, y que los canales oficiales omitían, simplemente cortaban sus trasmisiones a eso de las 00.00. A esa hora los canales que continuaban -Al Aire- mostraban programas “recetas de comida”, comedias turcas, y los Simpson. Mientras cientos de chilenos eran brutalmente reprimidos, detenidos y violentados a lo largo de todo el país.

Piensa Prensa recibe donaciones voluntarias para continuar luchando contra un sistema corrupto- empresarial, de desinformación y manejado por grandes poderes económicos que constituyen el 90% de la industria de comunicaciones, sumando las constantes censura y las cotidianas amenazas de grupos cercanos a las FFAA y organizaciones de corte fascista.

Miembros del equipo atacados directamente con chorros de agua en Noviembre 2020. Cámaras y equipos digitales destruidos por el agua y químicos.

La concentración económica de los medios de comunicación puede considerarse un duopolio comercial en manos de El Mercurio (dueño del diario del mismo nombre, Las Últimas Noticias, La Segunda y otros 23 diarios regionales) y el Grupo Copesa (dueño de La Tercera, La Cuarta y La Hora). En conjunto, concentran el 96% de los diarios que circulan en el país, según un estudio de FUCATEL.

Piensa Prensa 2020 recopilamos contenido de los lanzaaguas para análisis en Brigada de DDHH y Fiscalía
Revolución Pingüina, mayo 2006
Marcha de estudiantes secundarios en Plaza Italia 2011