Día Mundial de la Tierra: “debemos tomar conciencia para educar, contaminar menos, reciclar, reducir y reutilizar, con el propósito de que nuestros hijos hereden un mundo mejor y sustentable”

Señor Director,

por Pablo A. Garcia-Chevesich, Ph. D.
Hidrólogo y académico de Colorado School of Mines y University of Arizona, Miembro del Programa Hidrológico Intergubernamental de Unesco, Investigador del Centro para Minería Sostenible de la UNSA y Asesor Científico de la Internacional Erosion Control Association

La Tierra ha entrado en su sexta extinción masiva. Sin embargo, a diferencia de extinciones pasadas (provocadas por el impacto de meteoros, volcanismo o cambios climáticos), la actual extinción se debe a las actividades humanas, a través de continuos procesos de destrucción de habitats, contaminación, introducción de especies y cambio climático antropogénico. Así, la tasa de extinción de especies en distintos grupos de seres vivos supera en diez mil veces su tasa natural. De hecho, según estudios realizados en todo el planeta, hasta dos mil especies se extinguen cada año.

Me duele decirlo, pero hoy se encuentran en estado crítico especies de todos los grupos, incluyendo los más vulnerables y frágiles que son los anfibios, con más de dos mil especies en peligro de desaparecer para siempre y con una tasa de extinción de más de 45 mil veces superior a su tasa natural. Las aves también están declinando a un ritmo preocupante, con casi 10 mil especies en riesgo y 192 a punto de extinguirse. Similarmente, debido a la contaminación y excesivo consumo de agua en ríos y lagos, la biodiversidad acuática se ha perdido en muchas partes del globo (sobretodo en Chile, país en donde la sobre asignación de derechos de agua para fines productivos ha resultado en el secado completo de centenares de ríos y esteros, eliminando la totalidad de las especies acuáticas). Sin embargo, las especies marinas también están declinando rápidamente debido a la contaminación, la sobreexplotación y el cambio climático. Los invertebrados por su parte (desde las mariposas hasta los moluscos), representan el 97% de las especies que habitan el planeta, pero también están siendo arrasados por las actividades humanas, con casi tres mil especies en riesgo de extinguirse, al igual que casi 600 especies de reptiles. Por último, los mamíferos están en una situación crítica, encabezados por los primates, de los cuales sólo queda 10% de lo que había hace unas décadas atrás, mayormente debido a la destrucción de los bosques en donde habitaban. En total, más de cinco mil especies de mamíferos están en riesgo de extinguirse, incluyendo las ballenas y los osos polares. Cabe también mencionar que el rinoceronte de Sumatra y el koala en Australia se declararon ya extintos.

Algo peor aún está ocurriendo con el reino vegetal, y es importante afrontar el hecho de que no estamos haciendo nada significativo por recuperar los suelos de un país que no supo cuidarlos, y que si de verdad queremos cuidar nuestro planeta y nuestro Chile, debemos plantar mucho más árboles cada año, siguiendo el invaluable ejemplo de países como Paquistán (ha plantado mil millones de árboles desde el año 2015), China (forestó un área equivalente al tamaño de Irlanda, utilizando 60 mil soldados), India (hace dos años plantó 66 millones de árboles en sólo 12 horas), Senegal (ha plantado 11 millones de árboles en un par de años), Nigeria (ha restaurado 5 millones de hectáreas de suelos degradados), entre muchos otros, mientras que Chile sigue teniendo casi 80% de sus suelos bajo algún estado de degradación. La pregunta es, ¿Qué país le estamos dejando a quienes aún no han nacido? En el mundo se están perdiendo 10 mil millones de árboles cada año (36 hectáreas por minuto), y mientras la desertificación avanza, nos quedamos sentados presenciando el espectáculo.

A lo anterior se suma el hecho de que en Chile hemos literalmente acabado con nuestros recursos hídricos en un par de décadas, situación que empeora cada año. Hoy, la precipitación continúa disminuyendo en gran parte de nuestro territorio, el 100% de nuestros glaciares se derrite, nuestros ríos han decrecido significativamente en las últimas décadas, y la mayoría de nuestros embalses se encuentra con déficit.

En el Día Mundial de la Tierra, debemos tomar conciencia para educar, contaminar menos, reciclar, reducir y reutilizar, con el propósito de que nuestros hijos hereden un mundo mejor y sustentable.

Pablo A. Garcia-Chevesich, Ph. D.
Hidrólogo y académico de Colorado School of Mines y University of Arizona, Miembro del Programa Hidrológico Intergubernamental de Unesco, Investigador del Centro para Minería Sostenible de la UNSA y Asesor Científico de la Internacional Erosion Control Association.