[Carta al Director] El poder de un Rector y sus consecuencias en los derechos humanos.

por Pablo A. García-Chevesich

Hace unos días se publicó un interesante reportaje de Ciper Educación, sobre cómo limitar el poder de los rectores de universidades chilenas, planteando que el Rector de la Universidad de Talca (Álvaro Rojas) posee acusaciones de ejercicio autoritario de su cargo. Por otra parte, la comunidad austral fue sacudida con el apoyo explícito del Rector de la Universidad de Magallanes al Diputado Gabriel Boric (por lo cual dicho Rector pidió las disculpas respectivas), hecho que ha sido muy criticado. En este mismo eje, hace unos años el Rector de la Universidad de Talca fue acusado ante Contraloría General de la República de dar apoyo explícito en la campaña del ex Senador Andrés Zaldívar (hecho que le está totalmente prohibido), para lo cual la Contraloría del Maule señaló solamente que el Rector Rojas “deberá abstenerse de emitir este tipo de declaraciones”.

Hago esta introducción, pues lo que ocurre con el Rector de la Casa de Estudios de Talca no es nuevo, y además se verifica que en esa institución se persigue a académicos que piensan distinto, aplicándoles el estatuto de la dictadura, el cual aún no ha sido modificado. Más aún, es una vergüenza que a más de 30 años del retorno a la democracia en Chile, no se haya cambiado ese estatuto espurio y, lo es más aún, que pseudo demócratas lo apliquen para acallar la disidencia.

En este sentido, deseo destacar la dignidad, el coraje, la perseverancia en los valores democráticos y en el rol que debe cumplir un académico de universidades del Estado, del profesor Roberto Pizarro Tapia, quien ha sido perseguido por señalar aspectos que a estas alturas todos condenamos. Hace más de tres años el Doctor Pizarro señaló en una carta enviada a un diario local que no era democrático que su Rector estuviese en el cargo durante casi tres décadas; que ganase sueldos superiores a los 14 millones mensuales (mayores a los sueldos del mismo Presidente de la República y del Rector de la Universidad de Chile); que se pasasen listas a los académicos para firmarlas antes de las elecciones, distorsionando el espíritu democrático de las mismas. Pues bien, esto desencadenó en el año 2018 la definición de tres sumarios contra el respetado académico (tras un intachable período de 30 años de excelencia en docencia, investigación y desarrollo, con ausencia absoluta de sumarios), a lo que se adiciona un cuarto sumario de data reciente. El primero de ellos se efectuó por la carta antes mencionada, que fue declarado ilegal por la Contraloría debido a faltas a la probidad del Rector; el segundo, después de haber sido objeto del hurto de un examen en uno de sus cursos y en donde se le acusa de decirle a una estudiante que por esto sería expulsada, lo que ha determinado dos declaraciones de ilegalidad de la Contraloría por falta de pruebas; un tercer sumario porque al conversar con un colega, este último lo denunció al Rector porque “el profesor Pizarro hablaba mal de él”, también declarado ilegal por la Contraloría. El último es más reciente, pero lo paradójico es que el mismo profesor Pizarro denunció en dos oportunidades al Rector frente a la Contraloría, por el no cumplimiento de un proyecto Corfo. En suma, cuatro declaraciones de ilegalidad que denotan claras injusticias y hablan de la presión a la cual ha sido sometido un académico de alto nivel. ¿No parece ser demasiado?

Dr. Roberto Pizarro Tapia

La persecución a que aludo ha violado diversos derechos de las personas, como el artículo 18 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala que “todo individuo tiene derecho a la libre expresión”, y el artículo 12 en que “nadie será objeto de ataques a la honra y la reputación”; el Doctor Pizarro ha sufrido ambas. Lo enaltecedor del caso es que este académico es uno de los más destacados hidrólogos que Chile posee, con invaluables aportes a la ciencia y al conocimiento de los fenómenos relacionados con el agua (un problema de seguridad nacional), que permiten una mejor gestión de los recursos hídricos, como lo reconocen sus propios colegas, entre los cuales me incluyo, sin mencionar que sus estudiantes han demostrado siempre profunda admiración y cariño por su persona y dedicación. El Dr. Pizarro ha marcado pauta en ética y en valores frente a la adversidad y en coherencia con su vida.

Entonces uno como académico se pregunta, ¿quién hará algo para detener estas acciones impúdicas y que avergüenzan el accionar de nuestras universidades del Estado? ¿Deberíamos quedarnos sentados esperando que el abuso de poder termine por triunfar frente a estas acciones deleznables? El Doctor Pizarro cuenta con defensores de alto valor jurídico y moral, como los abogados Roberto Celedón y Tomás Jordán, pero esto no es suficiente. Ya le cerraron la Facultad de Ciencias Forestales (donde ha trabajado por décadas), le desconocieron el esfuerzo para un magíster conjunto con la Universidad de Chile y le acaban de clausurar su Centro Tecnológico de Hidrología Ambiental, pese a la oposición de autoridades políticas y de académicos de varias universidades nacionales e internacionales. Entonces, ¿qué viene a futuro? Declarar la vacancia del cargo que el Doctor Pizarro ocupa y expulsarlo de la Universidad de Talca, pese a su reconocimiento global sobre el estudio del recurso natural más importante del país.

Al finalizar estas líneas, expreso mi admiración por el Doctor Pizarro, por su calidad académica, su honestidad, su intachable ética y su valentía, que son valores que deberá contener nuestra Nueva Constitución. Pero hago también un llamado a los actores de todo tipo, a detener esta persecución y a que, de una vez por todas, tomen partido sin ambigüedades por aquellos que han mostrado el camino correcto y valórico, por el cual deberemos transitar para ser un mejor país.

Pablo A. García-Chevesich, Ph. D.
Hidrólogo

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es viernes-05-1.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es pago-flow-2-3-1024x129.jpg

Síguenos en @PiensaPrensa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Logo-Twitter-png-500x500-6.png
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es instagram-logo-2-1024x993.png