Un millar de carabineros cercaron Plaza de la Dignidad. Tanquetas y lanzaaguas impidieron el derecho a la manifestación.

El gobierno anunció que el próximo viernes se realizará el mismo operativo y el mismo contingente para reprimir las manifestaciones.

por Mikal Saavedra

El ambiente era distinto, algo había en el aire, la sensación no es la misma. Avanzamos a eso de las 16:00 horas por Alameda, a paso firme, algo rápido, pues ya estaban instalados los buses, zorrillos, lanzaaguas y gran contingente de FFEE en Plaza de la Dignidad, a los pies del lugar donde se encontraba la estatua del general Manuel Baquedano, que solo horas antes fue retirada del lugar por un impresionante despliegue policial-militar y con una amplia cobertura mediática.

A eso de las 17:00 horas comienzan a llegar los primeros manifestantes con pancartas y banderas, los que, rápida y violentamente fueron detenidos, algunos fueron golpeados y lanzados al piso antes de subirlos a los carros blindados. Los equipos de voluntarios de salud -apostados en lugares estratégicos- eran rodeados por secciones de 30-40 carabineros mientras el guanaco lanzaba chorros directo al cuerpo con espumas blanca contra los rescatistas y manifestantes, todos eran sacados a la fuerza, empujones golpes, amenazas y detenciones.

Tanquetas blancas y un destacamento de al menos -otros- 100 antimotines (COP) ingresaban desde el oriente hacía el hito de las manifestaciones. Alameda /Vicuña Mackenna se convertía en un escenario de una guerra sin sentido.

Pasadas las 18:00 se comunicaba, en redes, más de 20 detenidos en la 19 comisaria de Providencia, según información proporcionada por la prefectura oriente de carabineros, sin embargo, la cifra era superior y continuaban marchando cientos de manifestantes por distintos puntos; puente Pio Nono, Bustamante, parque Forestal, Vicuña Mackenna, Portugal y Alameda. La acción de carabineros impedía acercarse en un perímetro de, al menos 200 metros, a Plaza Dignidad. Cualquier persona, transeúntes o manifestantes fueron impedidos de avanzar. El férreo control se tornaba violento. Voluntarios de salud y rescatistas comenzaban a brindar primeros auxilios a personas asfixiadas, y/o heridas por impactos de lanzaaguas y gas pimienta, los gases eran lanzados a corta distancia en el rostro de las personas.

Los y las manifestantes se reagrupaban una y otra vez, el gigantesco cerco policial fue acompañado de cañones de agua, y polvo químico hacían difícil realizar algún intento de manifestación masiva. Las detenciones se volvieron mas violenta ya no importaba la presencia de cámaras, la orden era detener a cualquier persona que invadía el perímetro establecido por carabineros. Nuevamente se vieron detonaciones de bombas lacrimógenas, disparadas en 45°, lanzadas directamente al cuerpo.

Caballería y motocicletas de la policía realizaban encerronas en el sector del parque Forestal. Un carro de carabineros chocó a toda velocidad contra un árbol mientras sus ocupantes “cazadores” corrían bastón en mano tras los manifestantes. La gran mayoría de los carabineros -que realizan detenciones- llevan tapado el numero de casco y parches de identidad.

Mientras se asoma la noche, se pueden ver algunas fogatas e improvisadas barricadas en zonas aledañas a plaza de la Dignidad. En tanto, a los pies del cerro Santa Lucia una mujer es detenida y llevada a un carro policial, donde, una vez ingresada fue golpeada por cerca de 3 funcionarios/as de carabineros, imágenes que quedaron registradas en un video que fue rápidamente viralizado en redes Sociales.

La nueva estrategia de copamiento en Plaza de la Dignidad y el centro de Santiago, fue realizada por más de mil carabineros, según el ultimo comunicado del gobierno. Se espera que el próximo viernes se realice el mismo operativo y el mismo contingente para reprimir las manifestaciones.

DERECHO A LA MANIFESTACIÓN

Durante 2011, el Gobierno presentó un proyecto de Ley, conocido en los medios de comunicación como “Ley Hinzpeter” (por el ex Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter), que permite a la autoridad castigar fuertemente los hechos de violencia que se pueden producir en una manifestación.

La Ley además castigaría hechos como interrumpir el tránsito, que son comunes en una manifestación. Por eso, los organismos de derechos humanos se manifestaron contra esta Ley, pues no permite el derecho a la manifestación. Por ejemplo, si esta ley fuera realidad, la toma de un liceo o la ocupación de una plaza, sin dejar transitar a las personas,
podría significar que las personas involucradas tuviesen un castigo de hasta tres años de cárcel.

La necesidad de sancionar los delitos que se desarrollan en las protestas no puede afectar el legítimo ejercicio de derechos fundamentales, porque la manifestación social es la herramienta que las personas, ya sean ancianos, niños, niñas, abuelas, madres, padres, jóvenes, estudiantes, tienen para expresar lo que piensan y sienten, o para denunciar situaciones que le afectan, y debe garantizárseles que puedan hacerlo, siempre y cuando esto se haga sin armas y de
manera pacífica.

La actuación de Carabineros frente a los hechos de
violencia en las calles
.


En esta época de manifestaciones en Chile, personas de diferentes edades han denunciado violencia y abuso de poder por parte de Carabineros. También un uso desmedido de gases lacrimógenos que pueden ser perjudiciales para la salud, o la ocurrencia de hechos como la muerte del Cristian Valdebenito, asesinado de un disparo de bomba lacrimógena en el cráneo ,responsabilidad de un funcionario de Carabineros (sin identificar) que hasta el día de hoy está en completa impunidad.


Las detenciones en las marchas han sido un elemento de represión que ha utilizado Carabineros para evitar la reunión libre de las personas que luchan por sus derechos. El Código Penal chileno expresa que “ninguna persona podrá ser detenida a menos que fuere sorprendida en delito flagrante”, o como se decía antiguamente “con las manos en la masa”.


Si una persona es sorprendido/a rompiendo un semáforo, tirando piedras o agrediendo a otra persona, la autoridad puede detenerle; no obstante, Carabineros ha detenido a muchas personas sin que se hayan demostrado que participaban de esas acciones, lo que ha hecho que se declaren ilegales muchos de los controles de detención realizados en protestas.

Apoya a la Prensa Independiente

Piensa Prensa no recibimos beneficios del estado, tampoco de grupos empresariales, ni publicidad de particulares. Los integrantes de nuestro equipo nos hemos rasgados las uñas en tratar de continuar informando de forma rápida y eficaz lo que necesitas saber, por eso apelamos a su apoyo y solidaridad para continúan visibilizando lo que realmente te interesa. Puedes realizar tu aporte AQUÍ