FOLADH: Declaración ante el hostigamiento a la Autoridad Nacional Palestina por parte del Estado de Israel y el inicio de la investigación de la Corte Penal Internacional.

Foro latinoamericano de derecho humanos

El pasado domingo 21 de marzo, el Gobierno de Israel ejecutó una serie de medidas contra los integrantes de la comitiva de la Autoridad Nacional Palestina encabezada por el Ministro de Relaciones Exteriores y Asuntos de Expatriados, Riyad Al-Malki, que regresaba a Palestina tras un viaje oficial a través de la frontera con Jordania. Las autoridades israelíes hicieron retiro de la tarjeta VIP de los integrantes de las altas autoridades palestinas, cesando la coordinación debida para el paso de la delegación por la frontera obstruyendo su regreso a territorio palestino, e iniciaron una investigación contra los integrantes de ésta. Asimismo, en estas últimas semanas las ciudades palestinas han sido testigos de incursiones generalizadas por parte de las fuerzas de seguridad israelíes, incluyendo la detención de centenares de personas y de dirigencias y candidaturas de las elecciones palestinas programadas para los próximos meses.

Estas medidas de hostigamiento y agresión ocurren tras la gira oficial de la comitiva de la Autoridad Nacional Palestina, en la que, entre otras gestiones, se reunió con la Fiscalía de la Corte Penal Internacional a cargo de la Fiscal Fatou Bensouda, en virtud del inicio del procedimiento por la investigación de los crímenes de guerra que apuntan a la responsabilidad internacional del Estado de Israel y sus altas autoridades, en el marco del conflicto .

En efecto, a inicios de marzo la Corte Penal Internacional, mediante su Fiscalía, inició una investigación formal sobre los hechos y antecedentes presentados por el Estado de Palestina, tras declararse competente, en febrero pasado, para conocer sobre los delitos de guerra implicados en las acciones bélicas del Ejército de Israel y de las milicias palestinas en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este. Lo anterior, en virtud del ingreso del Estado de Palestina al Estatuto de Roma y en consecuencia a la Corte Penal Internacional, oficializado en abril de 2015.

Ante esto, desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos (FOLADH), declaramos:

1. Manifestamos nuestra total solidaridad y apoyo a las gestiones impulsadas por las autoridades del Estado de Palestina para la investigación acerca de los delitos de guerra implicados en el conflicto Israelí – Palestino, habida cuenta de la abundante evidencia, de conocimiento público e internacional, en la que consta la existencia de numerosos hechos constitutivos de los más graves delitos de persecución penal internacional.

2. Rechazamos las medidas de hostigamiento, agresión, y desconocimiento ejecutadas por el Gobierno de Israel hacia las autoridades del Estado de Palestina, como asimismo, las declaraciones de las autoridades israelíes que han señalado el inicio de estas investigaciones como parte de una “politización”, y violación de su mandato y legitimidad. Al contrario, desde el FOLADH creemos que la investigación y juzgamiento de sucesos tan graves, recurrentes y generalizados como los que se perpetran en los territorios de disputa entre Israel y Palestina, constituye un deber de la Corte Penal Internacional, y precisamente su legitimidad en la comunidad internacional radica en que aborde violaciones a la legalidad que involucren a actores que, como ocurre en este caso con el caso del Estado de Israel, tienen un conocido poder de influencia en el actual sistema de relaciones internacionales.

3. Acorde a las circunstancias descritas, llamamos a continuar y ampliar las acciones de apoyo al reconocimiento pleno del Estado de Palestina en el marco de la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde, conforme a la Resolución 67/19 de su Asamblea General, celebrada en noviembre de 2012, y con una amplia mayoría, se avanzó en su reconocimiento como “Estado observador no miembro”. En tal sentido, es pertinente señalar que, al día de hoy, de los 193 miembros plenos de la Organización de Naciones Unidas, 139 han otorgado su reconocimiento al Estado de Palestina, y que el estatus conflictivo y pendiente de solución efectiva para los territorios objeto de disputa, ha sido confirmada, más recientemente, por una amplia mayoría de la comunidad internacional, con la Resolución ES-10/L.22 de la Asamblea General de la ONU de diciembre de 2017, en la que se rechazó que los Estados establezcan misiones diplomáticas en Jerusalén, afirmando que toda declaración de esta ciudad como “capital de Israel” es de carácter “nulo y sin valor”, con una amplia votación de 128 votos a favor, 9 votos en contra, 35 abstenciones y 21 ausentes.

4. En el ámbito de la región de América Latina y el Caribe, nos sumamos a los llamados a los gobiernos de nuestros países a condenar las acciones de hostigamiento, agresión y desconocimiento de parte del Estado de Israel hacia el pueblo y el Estado de Palestina, que entre otros derechos, constituyen graves ataques a la autodeterminación del pueblo palestino, y a un sinnúmero de derechos y libertades básicas de su población, y a sumar esfuerzos en poner en el debate público internacional la urgente y necesaria adopción de medidas que apunten hacia la condena más enérgica de las violaciones a los derechos humanos ejecutados por el gobierno y las fuerzas armadas israelíes. En tal sentido, las acciones ejercidas por el Estado de Palestina ante la Corte Penal Internacional son absolutamente legítimas y necesarias, y deben ser defendidas con toda la fuerza y el sustento de los más altos principios y normas que se ha dado la comunidad internacional para la paz, la convivencia, y la justicia para todos los pueblos del Mundo.