Esos tiempos lejanos cuando el profesor era respetado

por Mauricio Castro

“Los niños transmiten muy poco el coronavirus. No hay temor respecto a eso, pero sí transmiten mucho la influenza”. Las palabras del ministro de Salud, Enrique Paris, justificando el regreso a las clases presenciales del mes de marzo no solo parecen improvisadas sino que además dejan en evidencia la nula cooperación entre los organismos gubernamentales y los expertos en el tema.  Por eso la presidente del Colegio Médico, Izkia Siches, no demoró en desmentir al secretario de Estado.

La colegiada aseguró que “los niños, niñas y adolescentes sí se pueden infectar de Covid19 (existen 50 mil casos en menores de 18 años en Chile) y sí pueden transmitirlo. Algunos estudios sugieren que esto podría ser un 40 ó 50 por ciento menor que en los adultos y principalmente en los adolescentes”. Entonces, ¿por qué el ministro se apresuró en señalar que no había riesgos en este eventual regreso a las clases presenciales?

Ministro de Salud Enrique Paris

Incluso, la revista médica The Lancet explicó a través de un estudio que los niños, niñas y adolescentes son quienes más pueden contagiar de COVID en sus hogares. Y definieron como hogares los grupos de familias, miembros y parientes cercanos que no necesariamente vivían en en el mismo lugar o compartían espacios comunes. Entonces, vuelvo a preguntar: ¿para qué? ¿Por qué esta obsesión con el regreso a clases? 

¿Acaso están en la misma línea que personajes como el diputado Iván Moreira quien señaló que los profesores “llevan un año de vacaciones”? ¿O en la del ministro de Economía, Lucas Palacios, quien aseguró que todo esto no son más que “argumentos para no trabajar”? Me recuerda una persona para la que trabaje y que no apreciaba el teletrabajo asumiendo que uno en la casa no hacía nada y que eran días libres pagados.

¿Sabrá el ministro Palacios el tremendo esfuerzo que realizan los profesores para sacar adelante sus materias? ¿Sabrá que muchos destinaron sus propios recursos para la compra de insumos como luces para las cámaras, el pago de los servicios básicos para esta operativa? ¿Sabrá el señor Moreira que las jornadas de los profesores son eternas y que no terminan hasta altas horas de la madrugada corrigiendo tareas y preparando las materias del día siguiente?

Ministro de Economía Lucas Palacios

Que lejanos esos tiempos donde el profesor era respetado, valorado, remunerado y querido por todo lo que entrega. Más lejanos aún esos tiempos donde alguna vez el lema de una campaña presidencial en nuestro país fue: GOBERNAR ES EDUCAR. Es verdad, hay mucho por hacer, mucho por enseñar y mucho por educar. Propongo partir con el señor Iván Moreira y el ministro Lucas Palacios.