Catalina Pérez, diputada RD: “Este fracaso opositor no se puede repetir”

Negociaciones que se caen a última hora. Partidos que buscan beneficios personales por sobre la unidad. Un nuevo capítulo de una historia que mostró una vez más esa vieja política que se busca cambiar. La oposición mostrando su peor cara.

Martes por la noche. Negociaciones paralizadas. La Unidad por el Cambio (UPC) planteando omisiones en favor de ellos en algunas regiones del país. Una situación que sacudió el acuerdo porque todos los demás partidos manifestaron su disposición de competir en las 16 regiones. La discusión se entrampa pero al día siguiente la UPC presenta otro esquema de negociación que denominaron: 6-6-4. Esto quiere decir que en seis regiones están dispuestos a competir solamente con el Frente Amplio (FA), en otras seis que compitan todos entre todos y en las otras cuatro regiones querían omitirse en función de quien sea.

“Nosotros hemos vuelto a la posición original. Estamos disponibles a competir en las 16 regiones. En 13 tenemos candidatos del FA y lo que queremos es competir. Obviamente a Convergencia Progresista no le gustó la propuesta de UPC, que buscaba que se omitieran en función de ellos en seis regiones y se omitían en función del resto en cuatro. Había una desproporción evidente”, señaló Catalina Pérez, diputada de Revolución Democrática, en conversación con Piensa Prensa.

La parlamentaria recordó que “ahí comenzó una negociación que duró aproximadamente dos horas, donde no lograron ponerse de acuerdo. Me consta que la DC y el PPD hicieron contrapropuestas. UPC no se si habrá hecho una pero finalmente entre ellos no lograron ponerse de acuerdo y se iba agotando el plazo. Todos, pero todos  en el equipo negociador de todos los partidos trabajaron en función del plazo de las cinco de la tarde”.

A medida que avanzaba la hora la presión se hizo cada vez mayor y el Frente Amplio, como partido, tenía una hora agendada en el Servicio Electoral para las 4 y media de la tarde, treinta minutos antes del cierre del plazo. “Nosotros sí o sí íbamos a inscribir la primaria de alcaldes y a las 16:20 horas lo dijimos literalmente en la mesa y a viva voz que ‘un grupo del FA se va al Servel para marcar que llegamos y esperamos allá el resultado de la negociación’. Nos dijeron que ningún problema, hablamos con la prensa, les explicamos la situación y partimos. Llegamos al Servel, nos registramos y nos quedamos esperando”, contó la diputada.

Minutos después, Carlos Maldonado y Heraldo Muñoz comunican en un punto de prensa que el acuerdo de la oposición se había caído. Los integrantes del Frente Amplio se retiran de la sede del PS para dirigirse al Servel e inscribir las candidaturas. Luego de eso, en otro punto de prensa, los dirigentes del FA informan que no se llegó a acuerdo pero que buscaban la unidad del bloque. Luego, cuando estaban en la sede de Revolución Democrática se enteraron que la negociación siguió pero sin invitar a RD ni al PC y sumando a Ciudadanos, que nunca había sido parte de la reunión.

Lo más lamentable de esta situación que se vivió es el hecho de ver cómo buscan rearmar la vieja Concertación y cómo se ponen, nuevamente, intereses superiores sobre la mesa a la hora de las negociaciones. “Finalmente vamos a tener que seguir empujando el carro en torno a la unidad, con la presión a la centro izquierda para que se comprometan con un mínimos de ideas para poder seguir avanzando. Queda el proceso constituyente que va a obligar a esa unidad y la presidencial que también lo va a forzar”, explicó Catalina Pérez..

“La gente necesita saber cómo se negocia en política” 

¿Qué fue lo que pasó la noche del miércoles? Muy simple. Fracasó la oposición. Fracasó un acuerdo que estuvo muy cerca de cerrarse con todas las fuerzas políticas, con mínimos éticos y mínimos programáticos. “Lo que queda es mirar hacia adelante en función del proceso electoral que se viene y que es largo, pero sobre todo sobre el proceso de transformación. Chile abrió ese proceso. En un marco que está dado por la constituyente, tienes que hacer que las mayorías sociales se transformen en mayorías políticas institucionales. Si los partidos no entienden esa cuestión, ni siquiera como un acto de supervivencia, entonces ¿qué es lo que queda?”, aseguró la diputada de RD.

A su juicio, y con mucha autocrítica, la parlamentaria sostiene que “el Frente Amplio tiene que asumir una responsabilidad como todos los partidos de oposición pero tiene que existir una disposición real de que esa unidad sea reflejo del momento político que Chile está viviendo. Estamos en un contexto de oportunidad para generar transformaciones y en eso no nos podemos perder. Este fracaso opositor no se puede repetir. Hay oportunidades por delante y espero que la oposición no se vuelva a caer”.

“Lo que estamos buscando es ordenar el sistema en función de un modelo de cambio y esto exige una reflexión de ideas profundas. Exige además una interpelación a todos los partidos a no hablar de unidades vacías. La misma unidad que los llevó por treinta años a no hacer transformaciones, o la misma que llevó a la DC a decir que no había leído el programa, esa unidad no nos sirve. La unidad que sirve es la de propósitos, de ideas, una que sea transformadora y para eso hay disposición”, enfatizó Catalina Pérez.

La diputada de Revolución Democrática insistió en la necesidad de que los políticos entiendan que los egos no van por delante, y que las las siglas de los partidos tampoco. “Eso no se entiende en este tipo de negociaciones. Siento que hay que contarle a la gente cómo se negocia en política. La gente debe saberlo porque esto ha estado oculto por tanto tiempo que es fácil inventar caricaturas y mentiras en función de cómo se va dando la conversación porque nadie entiende nada. La falta de democracia en Chile se basa en que nadie entienda nada y así el poder se conserva”, concluyó.