“Desde que se dictó la ley en el 2013, los patrones han insistido en distribuir ellos las propinas y en incluir a otros personales fuera de los garzones.” Manuel Ahumada Lillo.


por Manuel Ahumada Lillo, Secretario Confederación General de Trabajadores Chile (CGT)

Manuel Ahumada, Secretario Confederación General de trabajadores (CGT)

El Secretario de la Confederacion General de Trabajadores se refiere a la denuncia por repartición de PROPINAS en empresa dominó.

En ese sentido Manuel Ahumada señala: “La televisión ha informado en los noticieros del mediodía y de la noche que los garzones del tradicional Dominó, estarían siendo conminados a distribuir las propinas que reciben entre todos los trabajadores, incluidos los jefes.

Esta situación es arbitraria, desacata lo que establece el artículo 64 del Código del Trabajo, y debe ser denunciada a la Inspección del Trabajo para una fiscalización. No obstante, la situación es mayor y vale la pena explicarla.

El año 1942 se dictó la ley 7.388 que estableció el recargo en las cuentas de restoranes, cafés, clubes, coches comedor y otros similares, del 10% al consumo, dinero que era distribuido entre los garzones. La principal razón de esta medida remuneracional fue que los garzones no recibían
sueldo. Estamos hablando de 1942 y después continuaron, aunque recibiendo un sueldo bastante miserable. Una razón entendible que no obstante llevó a la dictadura en el año 1980 a derogar esta ley.

Desde 1981 la entonces (CTGACH) hoy CGT, abogó por la restitución de la ley 7.388. No fue posible en dictadura y en democracia tampoco tuvimos más allá de palabras de complacencia, la disposición de parlamentarios a cambiar la ley.

Foto gentileza ATOM

Agregar a aquello, que como organización sindical creemos que en las actuales condiciones y en la miseria que viven los trabajadores que hacen aseo, participan en la cocina y otras labores dentro de un establecimiento, debiesen ser parte también de una distribución. Por lo tanto, nuestra
opinión ha sido que ese 10% debiese ser distribuido por supuesto que entre los garzones pero también recibir una parte de aquello, aquellas personas que ayudan a que el garzón entregue un buen servicio y un producto de primera.

Seguiremos en esa exigencia, pero queremos ser claros en que aquí está la primera puesta de la arbitrariedad patronal. Desde que se dictó la ley en el 2013, los patrones han insistido en distribuir ellos las propinas y en incluir a otros personales fuera de los garzones. Y esa es una arbitrariedad
que debe ser sancionada. Punto. Ni discusión ni tanto reportaje en la televisión. Debiesen decir que es lo que dice la ley y como se sancionan los incumplimientos.

Nosotros, seguiremos llamando a los trabajadores a organizarse para luchar efectivamente por remuneraciones justas y correctas. Nuestra fuerza es la unidad, nuestra meta la victoria.”

Manuel Ahumada Lillo, Secretario Confederación General de Trabajadores Chile (CGT).