MARIO ACUÑA: “Él se encuentra en completo abandono por parte del Estado. La familia ha sido objeto de hostigamientos por parte de carabineros por las noches”

por Mikal/Editor

La abogada Mariela Santana, integrante de la Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo CODEPU, representante de la familia y patrocinante en la querella, señaló que: “vamos a Instar para que se lleven a cabo todas las diligencias que están pendientes y solicitar entrevista con fiscal, a modo de agilizar las investigaciones y encontrar a los responsables. Si efectivamente están individualizados los autores, la formalización sería inminente”.

En cuanto ha como ha enfrentado la familia esta situación, la abogada dice: “La familia exige justicia. En el ámbito de la salud, Mario se encuentra en completo abandono por parte del Estado, sólo apoyados por voluntarios de comités territoriales” ademas la abogada denuncia que “La familia ha sido objeto de hostigamientos por parte de carabineros por las noches. Durante la madrugada, los iluminan con potentes focos hacia EL INTERIOR de la casa, cuando todos están durmiendo, y luego se van. Esa es una de las formas de hostigamiento hacia la familia”, señala la abogada Mariela Santana en conversación con Piensa Prensa.

Parte de la querella presentada

QUERELLA POR HOMICIDIO CALIFICADO, GRAVÍSIMAS,
APREMIOS ILEGÍTIMOS, DENEGACIÓN DE SERVICIO Y OTROS

PAOLA A. MARTÍNEZ P., dueña de casa, cédula de identidad número:———–, domiciliada para estos efectos en calle El Belloto ——,Población Jorge Washington, comuna de Buin, tía de la víctima, MARIO RIGOBERTO ACUÑA MARTÍNEZ Rut: ————, Santiago, a US respetuosamente digo:


Que en ejercicio del derecho que me confieren los artículos 111 y siguientes del Código Procesal Penal, Interpongo querella criminal por los delitos de homicidio frustrado , lesiones graves gravísimas , abusos contra particulares , denegación de servicio, previstos y sancionados en los artículos 391 Nº2 en relación con el artículo 7º, 397 Nº1, , 256 , todos del Código Penal y otros si así se determina en el curso de la investigación, en contra de MARIO ROZAS CORDOVA, RUT ————–, General Director de Carabineros de Chile, contra miembros de Carabineros de Chile que
intervienen en la acción delictiva y de todos aquellos quienes resulten criminalmente responsables, ya como autores, cómplices y encubridores solicitando se declare ésta admisible, se remitan los antecedentes al ministerio público, se le de tramitación legal, hasta su elevación a juicio y, en definitiva, se condene a los autores al máximo de las penas legales, y en definitiva, se garanticen los derechos de los intervinientes en el
proceso penal que se iniciara, todo ello de conformidad a los antecedentes de hecho y fundamentos de derecho, que paso a exponer:

I. LEGITIMIDAD ACTIVA PARA QUERELLARME
Conforme lo señala el artículo 111, del Código Pocesal Penal, me encuentro
habilitada para interponer la presente querella, dado que soy tía materna de la víctima, quien se encuentra bajo mi total cuidado, y especialmente en atención a que el hecho fue perpetrado por funcionarios públicos, Carabineros de Chile.

En efecto, el artículo 111 dispone en su inciso segundo que “También se podrá querellar cualquier persona capaz de parecer en juicio domiciliada en la provincia, respecto de hechos punibles cometidos en la misma que constituyeren delitos terroristas, o delitos cometidos por un funcionario público que afectaren derechos de las personas garantizados por la Constitución o contra la probidad pública”…

II.- RELACIÓN CIRCUNSTANCIADA DE LOS HECHOS.
El 23 de octubre de 2019, aproximadamente a las 23:45 horas, en el contexto del Estado de Excepción Constitucional decretado por el Gobierno, mi sobrino, MarioAcuña Martínez, se encontraba en la intersección de Pasaje El Olmo con Camino Bajos de Matte, en la comuna de Buin, viendo cómo una fogata que habían encendido unos vecinos, era alimentada por niños, jóvenes y adultos. Todos ellos se manifestaban en forma pacífica. Había toque de queda. En ese contexto, se aproximó un automóvil de Carabineros con las balizas apagadas. Inmediatamente, los funcionarios se bajaron del carro policial, comenzando a disparar para dispersar a las personas reunidas alrededor de la fogata.

Todos quienes estaban en el lugar corrieron hacia mi casa, que se encuentra en la esquina. Todos, menos Mario, que no alcanzó a arrancar. Cuando estuvimos a resguardo en mi casa, nos dimos cuenta que Mario faltaba. Nos asomamos a la calle y lo vimos tirado en el suelo.


Mario se levantó y se fue caminando a mi casa, donde estábamos todos quienes participamos en la fogata. Recuerdo que venía sangrando, tambaleándose. Sus ropas manchadas. Se sentó en el sillón y nos contó que le habían pegado. “Me patearon con los bototos en la cabeza entre tres pacos”, alcanzó a decir, cuando estaba consciente.


Lo revisamos, descartamos heridas por perdigones e intentamos detener la
hemorragia como pudimos. Sentíamos temor, porque los carabineros continuaban en la esquina de la casa, por eso no lo trasladamos al hospital.
Mario manifestó querer acostarse. Le dolía mucho la cabeza. Fue la última vez que lo escuchamos hablar. Se durmió y al día siguiente no despertó. Comenzó con convulsiones. Llamamos a la ambulancia.

Por la gravedad de su estado, lo trasladaron al Hospital Barros Luco. El
diagnóstico inicial fue: “traumatismos del encéfalo y de los nervios craneales , grave complicado , con traumatismo de nervios y médula espinal a nivel del cuello y hematoma subdural derecho” . Su gravedad era extrema, estaba con riesgo vital.


Testigos del hecho señalaron que fueron tres los funcionarios de carabineros quienes, abusando de sus funciones, abordaron por la fuerza a Mario y comenzaron a golpear su cuerpo hasta hacerlo caer al suelo, donde le patearon la cabeza entre los tres por espacio de algunos minutos, con el pretexto de reprimenda por infringir el toque de queda .

Mario Acuña, minutos después de ser golpeado por carabineros de Buin


A causa de la brutal agresión, mi sobrino permaneció en estado de coma durante semanas y hospitalizado hasta marzo de este año en el Hospital Barros Luco, cuando fue dado de alta.


Han transcurrido 10 meses desde los hechos. Mario no volverá a ser el mismo. Quedó con daño neurológico severo, postrado, parapléjico y absolutamente dependiente. Su pronóstico no es alentador.

NATURALEZA DE LOS DELITOS
Los delitos contenidos en la querella tienen una segunda dimensión, son, asimismo violaciones a derechos humanos que presentan los rasgos de crímenes de lesa humanidad.


En efecto, la Ley 20357, introdujo en nuestro derecho doméstico, como parte de la implementación del Estatuto de Roma el concepto de crimen internacional, y de crimen de lesa humanidad.


Los crímenes internacionales definidos por la Comisión de Derecho Internacional (CDI) de la ONU como la “infracción seria, en amplia escala, de una obligación internacional de importancia esencial para la salvaguardia del ser humano, como la prohibición de la esclavitud, el genocidio y el apartheid” (Proyecto de artículos sobre responsabilidad
del Estado, art. 19 (1976), 2 Y.B. Int´l L. Comm., UN Doc.N, A/CN.4/SER.A/1976/Add.1 (Parte 2) Ch.III B). Del comentario que hace la CDI a este art. 19 (párrafo 34) se desprende que la formulación incluye la tortura sistemática de los detenidos. Por su parte, la categoría de crímenes de Derecho Internacional cometidos por funcionarios públicos nace en 1945. Fue reconocida por la Asamblea General de la ONU al aprobar
por unanimidad, el 10.XII.1946 los “Principios del Estatuto y del Juicio de Nuremberg” (Boletín Oficial del Estado de 5.IX.1952), codificados por la Comisión de Derecho Internacional de la ONU el 21.XI.1947 y aprobados en 1950 por la Asamblea General.

POR TANTO,
Conforme a lo expuesto y lo dispuesto en las normas legales citadas solicito a US. Se sirva tener por interpuesta querella en contra de MARIO ROZAS CORDOVA, MIEMBROS DE CARABINEROS de la comisaría de Buin, y todos aquellos que resulten responsables, de acuerdo a lo estipulado en el artículo 108 del Código Procesal penal y acoger a tramitación la querella presentada, darle curso y remitirla al fiscal que conduzca la investigación.