Estudiantes de Obstetricia denuncian abandono por parte del Ministerio de Educación.

Por Maurico Castro/Periodista.

Desde el año 2017 las alumnas de la carrera se encuentran a la espera de una solución. Denuncian total abandono por parte de las autoridades y a la espera de un término de convenio que podría dejarlas en enero del próximo año nuevamente en la calle.

¿Será posible que el Ministerio de Educación acredite una universidad privada y que ésta luego quiebre dejando a sus alumnos a la deriva y buscando dónde terminar una carrera por la que pagaron? Así es el calvario que se encuentran viviendo las alumnas de la carrera de Obstetricia de la quebrada Universidad Iberoamericana que fueron traspasadas a la Universidad de Santiago (USACH) en un convenio que no se ha cumplido y que las tiene viviendo una pesadilla que parece no terminar jamás.

Desde el año 2017 se encuentran cursando el tercer año de Obstetricia. En el 2019, y tras el convenio, volvieron a realizar ese año académico pero no avanzaron absolutamente nada. Las condiciones no son las mejores y la universidad tiene como campo clínico un hospital de mediana complejidad que está siendo utilizado por los alumnos de cuarto y quinto año. No tienen nada más, les dicen que hay hospitales que están en conversaciones para acogerlas pero hasta el día de hoy no pasa absolutamente nada. 

“Entendemos que por el tema de la pandemia este año fue totalmente perdido pero el año pasado fue exactamente lo mismo, no tuvimos ningún avance. Entonces vamos para el quinto año haciendo el mismo curso de la carrera”, señaló una de las alumnas de Obstetricia en conversación con Piensa Prensa y a quien no nombraremos para evitar cualquier tipo de represalias por parte de la casa de estudios por denunciar este notable abandono del que están siendo víctimas..

La estudiante de tercer año agregó que “hemos enviado cartas a todas las autoridades, a la decana que coordina todo el tema de la integración de la Usach con la Universidad Iberoamericana y no tenemos ninguna respuesta concreta. Lo único que nos dicen es que tenemos que seguir esperando que se abran cupos de prácticas. El gran problema es que el Ministerio de Educación está pagando por nosotros que debemos tomar ramos aunque no los tengamos y que tenemos que tomar las prácticas a pesar que tampoco las tengamos”.

Para contextualizar, la USACH, en este caso, solo actúa como un ente coordinador. El Ministerio de Educación es quien debería asegurar las prácticas, en conjunto con el área de redes asistenciales del Ministerio de Salud, y la universidad solamente manejar los dineros para poder gestionar todo lo necesario para las alumnas. “El tema de platas no es tema porque el dinero está, se ha pagado por nosotros. La mayoría está con becas, pero existe otro grupo que está pagando todo esto en efectivo. Imagina pagar todos estos años el mismo curso, es algo que no tiene lógica”, señaló la alumna.

Sin respuestas de nadie, sin que nadie les diga nada, no saben qué va a pasar. La única opción que tienen, por ahora, es seguir esperando con el temor de que el próximo año se repita la misma espera. Por ahora les dieron un plazo que vence en diciembre próximo para ver si pueden ingresar a las prácticas, pero de manera concreta, hasta ahora, no tienen una respuesta de nada. 

“Esto es demasiado grave. Aquí no es el tema de una universidad privada, acá está todo mezclado. Está el Ministerio de Salud, el de Educación, está una universidad estatal y nosotros que estamos a la deriva porque no somos parte de la Usach, no nos absorbió. Somos un ente aparte y no podemos seguir así. Esto no da para más”, señaló la estudiante de Obstetricia que acusa que nadie se ha manifestado ni en contra ni a favor de esta situación que se tán viviendo hace un par de años en la casa de estudios de Estación Central.

Las alumnas agregaron que “la comisión (Usach) no nos ha dado ninguna solución. Todo esto se mantiene en completo silencio y nosotros seguimos esperando, seguimos pagando y ahora nos matriculamos nuevamente para hacer el internado y ni siquiera hemos hecho las prácticas de tercero. Es un tema demasiado irregular y necesitamos que esto salga a la luz pública porque esa es la única manera que nos tomen en cuenta”.

Lo más preocupante es que el convenio con la Universidad de Santiago termina el próximo 31 de enero del 2021 y aún no se les comunica ni se toma una decisión respecto a una prórroga, lo que mantiene en la más absoluta incertidumbre a las estudiantes. “Puede pasar que llegue esa fecha y nos digan que la Usach no va a renovar y vamos a volver a quedar en el aire. ¿Quién se va a hacer responsable de todo esto? Finalmente estamos cerca de terminar un convenio donde nosotros no avanzamos absolutamente nada”, se preguntaron.

Ante tan compleja situación, ni el Ministerio de Educación ni las redes asistenciales del Ministerio de Salud se han manifestado, siendo quienes deberían estar preocupados por la situación de las alumnas de Obstetricia. “Si no hay una gestión de ellos para hacer práctica no podemos hacer nada. Ese fue el tema del contrato, que ellos se iban a hacer cargo de nosotros, porque la Usach no va a compartir campus con nosotros porque para ellos no somos parte”, reclamaron.

“Estamos viviendo esta lamentable situación. Una estafa donde el Ministerio de Educación permitió funcionar a una universidad que tenía todos sus registros curriculares, campos clínicos, fue acreditada y que luego tuvo el resultado de la quiebra. Este convenio con la Usach se realizó en menos de un año en conjunto con la federación estudiantil de la Universidad Iberoamericana y dentro de éste, administrativa y académicamente, ellos se hacen cargo de nosotros en conjunto con el ministerio”, explicaron las alumnas.

Acá nadie está regalando nada y menos haciendo un favor. Cada una de las estudiantes paga regularmente, cada una cuesta casi cuatro millones de pesos, una cantidad no menor que ingresa a las arcas de la Universidad de Santiago. “El convenio señala de manera explícita que ellos se hacen responsables del avance curricular de cada estudiante. Por eso, emplazamos al Ministerio de Educación y de Salud para que nos den una solución a la brevedad porque nosotros deberíamos estar terminando nuestra carrera”, explicaron.

“¿Cuál es la ayuda de la Usach? Todavía no la podemos ver porque la única persona visible nunca ha dado una respuesta, siempre ha dicho que están trabajando, ¿Cómo no va a haber una solución concreta? Llevamos dos años escuchando lo mismo y lamentablemente detrás de nosotros hay proyectos, familias y sueños que se están postergando porque nadie nos da ninguna solución”, finalizaron.

https://docs.google.com/document/d/1dtDXL6bEWx-NV4xS6HSkm5Amh6DfRnHJNVlwlL5SiHI/edit?ts=5f4d1e29