Juan Ignacio Latorre, senador: “El gobierno está más interesado en proteger el bolsillo de los grandes empresarios”

“Es un gobierno sin careta, tremendamente ideológico. Esa misma ceguera los desconecta de la ciudadanía y no sé si no les interesa, si no les importa o a estas alturas tiraron la toalla con el tema de la aprobación ciudadana. Pareciera que están empeñados en avanzar con su agenda y en hacer todo lo posible para impedir determinados proyectos que puedan tocar en algo los intereses de los grandes grupos económicos”.

Las palabras del senador de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre, son categóricas y reflejan el sentir de miles de chilenos que ven cómo el gobierno abandona las necesidades de la población en medio de la crisis sanitaria, social y económica más grande de los últimos cien años. Una desconexión total con las necesidades del pueblo y que denota el egoísmo y desidia del proceso que encabeza Sebastián Piñera.

-A su juicio, ¿cómo se refleja esta desconexión?

El gobierno está más interesado en proteger el bolsillo de los grandes empresarios. Creo que el presidente Piñera, La Moneda, el segundo piso, Larroulet, el comité político y los ministros están en una falta de conexión con las necesidades de la gente, del país, de los sectores más vulnerables que han sido tremendamente golpeados por esta pandemia y donde se ve que hay una ceguera ideológica que les impide conectar con la gente y poder buscar soluciones creativas que no toquen los intereses de los grandes grupos económicos. Por eso parece que tiraron la toalla y solo están empeñados en defender los intereses privados o avanzar en su agenda neoliberal.

-¿Qué le deja el golpe de timón del gobierno de Piñera?

Los últimos cambios de gabinete, y los ajustes que ha hecho el gobierno, tienen que ver con una lógica de equilibrios de poder al interior de Chile Vamos, de intentar un mínimo de unidad en la coalición para que no se quiebre y de atrincherarse para enfrentar todo el ciclo electoral que viene en este año y el próximo, porque no es solamente el plebiscito de octubre sino que están pensando en el 2021. 

-¿Un gobierno que olvidó la pandemia y se enfoca en la agenda política?

Se viene el proceso constituyente donde necesitan afirmar una votación de derecha y una coalición que se despliegue para ganar al menos un tercio que les permita tener cierta capacidad de veto en la convenciòn constitucional. También les interesa la disputa de alcaldes y de gobernadores regionales, sobre todo esta último porque va a ser un anticipo de lo que serán las presidenciales. Van a poder medir a todas las regiones que hoy día tienen autoridades designadas a dedo. Ahí se verá cuántas regiones la derecha logra mantener en el poder. 

-Con una estrategia muy clara.

Se están preparando para enfrentar todo el ciclo electoral y para seguir avanzando en su agenda de reactivación económica con la lógica del chorreo. Esta es una convicción ideológica que tienen en la derecha de beneficiar a los grandes grupos económicos, de inyectarles recursos, subsidios para que ellos crezcan y sean cada vez más ricos y eso ‘chorree’ a las Pymes, a los proveedores, se genere empleo y así reactivar la economía. 

-Y para eso, ¿qué necesitan?

Ciertos mínimos de unidad en la coalición que les permitan seguir gobernando el período que le queda a Piñera, de lo contrario es insostenible con la crisis permanente en Chile Vamos. Estos cambios de gabinete logran algunos equilibrios entre Renovación Nacional y la UDI con pesos pesados como Víctor Pérez en Interior, metiendo a Desbordes en Defensa quien era el díscolo que ponía en aprietos al gobierno criticando las medidas, buscando acuerdos con la oposición y que ahora queda neutralizado en el ministerio. Meten en el comité político a Bellolio que mostraba la cara de liberal y luego en las últimas semanas dio un vuelco, con un discurso muy duro contra la izquierda, incluso confirmando que va por el rechazo. Es un acomodo pensando en la coalición más que en las necesidades del país o de la gente que lo está pasando mal.

-¿Qué le parece la presencia de Víctor Pérez en Interior?

Me preocupa porque fue partidario de la dictadura, un alcalde designado por Pinochet que lleva treinta años en el Parlamento como diputado y senador. Un fiel defensor de pinochetismo, de la UDI más dura y heredero del legado de Jaime Guzmán. Es un cargo muy relevante, es el jefe de todo del gabinete, el vicepresidente cuando Piñera no está en Chile. Que tenga ese peso y además esté a cargo de la seguridad y el orden público, de Carabineros… me preocupa mucho cómo va a ser la reacción y la mano dura frente a las protestas sociales cuando la gente vuelva a salir a las calles a manifestarse. También me preocupa el conflicto en Wallmapu porque ha dicho que será una prioridad para él y puede ser una figura que escale más el conflicto, puede ser muy complejo. Esa es mi preocupación.