Manuel Ahumada, dirigente de la CGT: “Las centrales sindicales no hemos estado a la altura”

por Mauricio Castro.

Manuel Ahumada Lillo @AhumadaLillo Secretario Confederación General de Trabajadores Chile. Presidente Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores.

Desde el pasado 18 de octubre se ha evidenciado la ausencia cada vez más notoria de las organizaciones sindicales. Primero, en las demandas de la ciudadanía en medio del estallido social, y luego en la defensa de los derechos laborales de millones de trabajadores que se han visto vulnerados durante la pandemia del Covid-19. Una señal que llama la atención y que, en algunos sectores, ha sido motivo de una dura autocrítica. 

“Lo de la CUT en particular no debiera llamar a alteración a nadie porque ellos hace mucho tiempo que abandonaron la defensa de los derechos de los trabajadores”, aseguró el presidente de la Confederación General de Trabajadores, Manuel Ahumada, en entrevista con Piensa Prensa. Pero también asume parte de su culpa ya que, a su juicio, “no hemos estado a la altura en cuanto a proponer modificaciones o cambios que posibiliten que ellos no sean tan vilipendiados”.

Por eso el dirigente considera tan importante lo que sucedió en las últimas semanas con el tema del retiro del 10% de los fondos de pensiones. “Es oír el clamor popular, aunque no todos esos clamores apuntan a lo profundo del problema. Aquí los trabajadores requieren tener claro que van a disponer de la posibilidad de retirar parte de sus fondos para gastos que los agobie en esta verdadera pandemia económica y de salud que se vive, sin que esto implique ningún otro cambio favorable”, reflexionó.

“(La CUT) hace mucho tiempo que abandonaron la defensa de los derechos de los trabajadores”

El dirigente agregó que es necesario “desmitificar el discurso de la derecha y del gobierno de que este retiro pone en serias dificultades las pensiones futuras. Las pensiones que los trabajadores reciben son pensiones de hambre y no tienen una gran influencia. Ya lo han expuesto claramente en la Fundación Sol a través de sus representantes, no va a haber una baja importante en las miserias que millones de trabajadores van a recibir”. 

Manuel Ahumada quiso poner paños fríos ante esta celebración que existe tras la promulgación de la ley que permite el retiro del 10% de los fondos de pensiones. “Hay un momento de jolgorio que algunos compañeros han maximizado y que en caso alguno es una posibilidad cierta para el bienestar de los trabajadores”, recalcó con preocupación y con la necesidad de seguir insistiendo en soluciones reales a los problemas. 

También se refirió a los políticos que han aprovechado la contingencia para lavar su imagen ante los medios. “Son oportunistas. Hay que llamar a los trabajadores a tener mucho cuidado y atención con estos demagogos que aparecen al lado de los trabajadores y de la población porque en ningún caso estuvieron a su lado. Han aprobado, por infinidad de años, leyes que nos tienen destruidos como trabajadores en términos del Código del Trabajo, por lo tanto esto es una mínima ganancia provocada por un trabajo comunicacional perfecto”, expresó. 

“No va a haber una baja importante en las miserias que millones de trabajadores van a recibir”

Ante una situación así, aseguró que la Confederación debe tomar nota rápidamente de la situación de los trabajadores en el futuro. “Se está terminando de elaborar una propuesta de mejoras. Tengo la impresión que debemos promover que el sistema de la jornada de trabajo llegue efectivamente a las cuarenta horas continuas porque la pandemia social que se viene a continuación va a ser grave”, explicó Ahumada. 

-¿Qué cree que va a pasar en los próximos meses?

Los patrones van a utilizar una serie de argucias para intentar terminar los contratos por causales que no impliquen pago de indemnización y sin duda vamos a estar ante una lucha brutal de trabajadores por quedarse con los pocos puestos de trabajo que se puedan ofrecer. Tenemos, entre los cesantes y a los que les congelaron sus contratos, alrededor de 2 millones de personas sin empleo, y seguramente éstos recibirán las platas de la AFP pero no van a poder salir del estado de postración en el que están”.

-¿Y cómo se puede enfrentar esa situación desde el punto de vista de las organizaciones sindicales?

Tenemos que articular rápidamente nuestros departamentos legales porque los finiquitos van a apuntar a no pagar indemnizaciones. Se van a establecer con mucha fuerzas las normas establecidas en los artículos 40 bis y siguiente que permiten los empleos de tiempo parcial. El movimiento sindical tiene que despercudirse de la pasividad con la que hasta ahora ha reaccionado y hacer propuestas concretas.