Luis Mesina, No+AFP: “La defensa al sistema es descarada”

por Mauricio Castro

“Aún es tiempo de rectificar el rumbo…”. Así titularon la vergonzosa defensa que varios personajes de la política, el comercio y el empresariado hicieron del rechazo que pretenden del proyecto de ley que se volverá a votar este miércoles para el retiro del 10% de las pensiones de los trabajadores y trabajadoras del país. Una medida desesperada para tratar de salvar un sistema que sólo los ha enriquecido a ellos.

Representantes de la oligarquía como el presidente de la CPC, Juan Sutil; el presidente del Consejo Minero, Joaquín Villarino; el presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín; el presidente de la Multigremial Nacional de Emprendedores, Juan Pablo Swett; y el presidente de la Confederación Nacional del Comercio Detallista, Rafael Cumsille, hicieron un llamado a través del diario El Mercurio para evitar lo que ellos llamaron “el comienzo del fin”.

“Esto es lo que tiene a la gente absolutamente irritada, en una actitud absolutamente de cansancio y hastío que fueron entre otras cosas los que detonaron lo que sucedió el 18 de octubre”, aseguró el líder de la coordinadora No+AFP, Luis Mesina, quien ve con preocupación lo que ocurrirá este miércoles en la Cámara de Diputados y Diputadas cuando se vuelve a votar este proyecto que beneficiará a millones de chilenos y chilenas.

A su juicio, “la defensa al sistema es descarada. Son los mismos y parecen muchos porque ocupan todas las tribunas. Las cartas al director de El Mercurio eran todas contra el retiro y con falacias porque mienten diciendo que esto va a perjudicar las pensiones y eso es mentira, ya está comprobado que será entre dos mil y veinte mil pesos”. Para Mesina, la estrategia del Gobierno es no llegar al Senado y derrotar la opción en la Cámara.

-¿Cómo vislumbra el panorama en la previa de la votación?

Estamos complicados. Estuvimos conversando con algunos diputados y hay una presión brutal del Gobierno contra los 13 parlamentarios de derecha que votaron a favor. Además están presionando en el Senado. La información que tenemos es que el Gobierno quiere evitar que esto pase al Senado y para eso quieren ganar ahora. Pero sería muy grave, sería una traición a la gente.

-Claramente el 10% es una ayuda importante para la clase media.

Es que, por ejemplo, el retiro un millón de pesos para el sector más popular le va a permitir vivir, a lo mejor, durante cuatro meses. Eso es lo que no entiende esta gente porque están acostumbrados a vivir con recursos estratosféricos. No comprenden que el sector medio, un profesor, un empleado público, un trabajador común y corriente puede ‘parar la olla’ con 250 mil pesos. Un millón de pesos es mucha plata para nosotros.

-¿Qué le parece esta postura crítica y de alerta de la ciudadanía ante el tema?

Nos pareció importante y relevante este debate, politizó a la ciudadanía. Desde Arica a Magallanes la gente estuvo expectante el día miércoles 8 de julio. El canal de la Cámara de Diputados nunca tuvo tanta gente escuchándolos y por otras plataformas había millones de personas atentas. A tal punto que cuando se votó parecía un gol de la selección chilena por cómo celebró la gente. Son triunfos morales que tienen que traducirse ahora en triunfos materiales, es decir, que se vote favorablemente para que los trabajadores accedan a ese dinero.

-La derecha defensora del sistema dice que lo único que se busca es acabar con las AFP. Ciertamente, eso es lo que queremos la gran mayoría de los chilenos porque este sistema nos condena a pensiones absolutamente indignas y miserables. Además, la coordinadora viene hace años diciendo No+AFP. Lo hemos dicho en todos los tonos. Nadie podría sentirse engañado diciendo que ‘el movimiento quería una reforma pero en realidad lo que quería era acabar con las AFP’. Lo hemos dicho, una y otra vez, no queremos reforma en el contexto de consolidar este sistema de capitalización, queremos uno basado en un sistema público de pensiones. 

La pregunta que se repite Luis Mesina es la siguiente: ¿conviene o no conviene? La respuesta es categórica. “Imagine que una persona que está en el rango máximo, y que al momento de jubilar reciba una pensión de 250 mil pesos, pero que por sacar unos millones ahora al final te baje a 230 mil pesos. No hay donde perderse. La gente sabe del nivel de precariedad de las pensiones. En Chile son muy malas. Estamos hablando a veces de 47 mil pesos. La defensa que han hecho ha sido construida sobre mentiras, que el retiro de activos va a perjudicar… pero, ¿cuando en marzo perdimos 60 mil millones de dólares qué dijeron?”, argumentó.

Por eso para el dirigente de la coordinadora No+AFP, el factor principal para lograr una victoria en el Congreso será la presión que pueda ejercer, nuevamente, el pueblo. “Hay que activar a la gente. Estos diputados votaron a favor porque se sintieron observados por la ciudadanía, o sea, la gente fue la que ganó, no fueron los diputados. Los de derecha que votaron a favor de esta petición son en su mayoría de las comunas más pobres. Fueron influenciados y eso demuestra que el pueblo puede ejercer presión. Podemos ganar”, concluyó.