“Elige vivir endeudado”: La gran solución de Piñera a la crisis económica de la clase media

por Mauricio Castro

El anuncio de Sebastián Piñera sobre las medidas para ayudar económicamente a la clase media generaron diversos cuestionamientos. Un paquete de propuestas que, a todas luces, podría ser un salvavidas momentáneo pero que sin duda será un gran endeudamiento a futuro. ¿Qué se busca con este tipo de medidas? ¿Cuál es el fondo de estas propuestas que a simple vista son sinónimo de “salvavidas en cómodas cuotas”?

La respuesta del ministro de Hacienda, Ignacio Briones, ante las críticas a las medidas impulsadas por el Gobierno no se hizo esperar. “Este alivio va a ser bienvenido para muchas familias. Dejemos que ellas se pronuncien en vez de pronunciarnos nosotros”, aseguró en entrevista con radio Duna. De paso aprovechó de fustigar la opción del retiro del 10% de los dineros de las AFP, una opción que para muchos sería una solución.

¿Qué ofrece el presidente Sebastián Piñera para ayudar a los más afectados por esta crisis? Créditos, repactación de cuotas hipotecarias y endeudamiento en educación. Nada muy diferente a lo que miles de chilenos vienen sufriendo desde antes de la pandemia. ¿Será una solución para la clase media que se quedó sin ingresos? 

Créditos blandos: Financiado y administrado por el Estado con una tasa de interés real igual a cero. Se haría cargo de hasta un 70 por ciento de la caída de los sueldos por un periodo de cuatro meses con un tope de 2 millones 600 mil pesos que se pagarán en cuatro cuotas mensuales de 650 mil pesos con un año de gracia y tres años de plazo para su pago.

Postergación de dividendos hipotecarios: Un acuerdo del Estado con los bancos que incluye una garantía estatal para que los deudores de primera vivienda, que cumplan con los  requisitos y que hayan tenido una caída significativa de sus ingresos, puedan postergar hasta por seis meses el dividendo que será pagado al término del crédito. 

Extensión de subsidio para el arriendo: Subsidio de hasta 150 mil pesos por tres meses para arriendos con un tope de 400 mil pesos. Está enfocado en las familias de ingresos medios y bajos que sufrieron una caída en sus ingresos (disminución de sueldos de un 30 por ciento).

Ampliación de los Créditos con Aval del Estado para estudiantes de la educación superior: Se abre proceso excepcional de postulación al CAE para estudiantes de los hogares que han tenido una caída significativa de sus ingresos. Busca que quienes no cuenten con beneficios para el pago de sus matrículas puedan postular en forma extraordinaria a estos créditos. 

Para el diputado de Revolución Democrática, Jorge Brito, “la propuesta que está haciendo el Gobierno a la clase media de nuestro país es la que podría haber realizado cualquier casa comercial con tarjetas de crédito, cualquier banco de esos que tienen utilidades millonarias al mismo tiempo que estrangulan a sus clientes. Creemos que nuevamente han optado por salvar a los bancos y no a la clase media”.

“Vamos a insistir en una protección integral a la clase media que considere un ingreso de la renta básica de emergencia para todos y todas, no solo para aquellos que tienen que estar demostrando la necesidad mediante los puntos en el sistema y además creemos que eso permitirá dinamizar la economía. Hay que prohibir el corte de suministros básicos, hay que apoyar a la familia”, agregó el parlamentario. 

El diputado Brito aseguró que lo que se busca es, como ha sido regular durante el mandato de Sebastián Piñera, “vender a las familias de clase media para salvar a los bancos. Nosotros en el Congreso tenemos que detener este nuevo intento de salvataje a los bancos para dedicarnos única y exclusivamente a salvar a las familias chilenas que no han recibido apoyo en medio de esta brutal pandemia”.

Por su parte, la diputada Catalina Pérez indicó que “la lógica no puede continuar siendo el endeudamiento. En un país donde cuatro de cada cinco familias ya viven endeudadas, el gobierno escoge ofrecer más deudas en vez de seguridad social y derechos. Así, quienes sufren los mayores costos de la crisis terminan pagándola, cuando el Estado debe y puede redistribuir riqueza. Que se endeude el Estado, no las familias, que los que han ganado por tantos años a costa del trabajo de otros ganen un poquito menos”.