Tomás Hirsch: “Es evidente que hay un problema de salud del presidente Piñera”

por Mauricio Castro

La editorial del diario El Mostrador que puso en duda la salud física y mental de Sebastián Piñera causó revuelo. La publicación se basó en los evidentes y descontrolados espasmos que presenta el presidente en sus apariciones públicas que se alejan de aquellos tics de sus inicios que hasta resultaban cómicos. Hoy la situación, para muchos, es preocupante tomando en cuenta que lleva las riendas del gobierno.

En la publicación del medio electrónico se expuso que “la opinión pública tiene derecho a saber si los tics, andar vacilante, rigidez del brazo izquierdo, espasmos incontrolables y descontrol físico en general que evidencia el presidente Sebastián Piñera, apreciables a simple vista en transmisiones televisivas y en videos que circulan copiosamente por las redes sociales, son consecuencia de una enfermedad, física o mental, o no”. 

Para el diputado Tomás Hirsch, “en cualquier democracia la salud del presidente es una materia que debe ser de público conocimiento ya que es la persona que está encargada de conducir al país y por lo tanto toda la población tiene el derecho de saber si está en condiciones de hacerlo. Si su salud física y mental le permite efectivamente llevar adelante las importantes tareas que le corresponden”. 

A juicio del parlamentario, “es evidente que hay un problema de salud del presidente Piñera. Es cosa de ver los distintos videos para notar que hay una situación de espasmos que son cada vez más fuertes. En el funeral de su tío Bernardino la situación ya evidenciaba que hay un daño importante en su salud que por supuesto requiere ser conocida por la ciudadanía”.

Una cuestión que ya había notado el senador y psicólogo Juan Ignacio Latorre quien en una entrevista con una radio de la Quinta Región señaló que “veo con preocupación ciertas conductas del presidente Sebastián Piñera. Lo digo con mucha seriedad y responsabilidad. Aprecio ciertas conductas y expresiones, como la comunicación no verbal por ejemplo, que creo están alteradas”.

Pero no solamente el tema físico es preocupante. El aspecto mental es algo que Tomás Hirsch no quiere pasar por alto. “Hay muchas de las acciones que ha tomado reflejan que hay alguna situación de daño mental. Es imposible comprender que al comienzo de la pandemia haya detenido la caravana que lo llevaba a su casa para ir a tomarse una foto en solitario en la Plaza de la Dignidad. O bien, que incumpliendo todos los protocolos, se vaya a comprar vino en medio de la pandemia cuando se le está pidiendo a la ciudadanía que se quede en sus casas”. 

“Son innumerables los actos que reflejan que hay una desconexión importante y profunda con la realidad. Ya no se trata de un tema de posición política o ideológica, hay una desconexión entre su modo de actuar y lo que está viviendo el país. Es preocupante. Se necesita saber cuál es su condición de salud, tanto física como mental, y de acuerdo a eso saber si está en condiciones de gobernar al país o si esas condiciones ya no se están cumpliendo y requiere dar un paso al costado”, afirmó el parlamentario. 

Nota: Esta nota fue realiza por Piensa Prensa y difundida en su sitio web piensaprensa.org y en redes sociales.