Tomás Hirsch: “Estamos siendo gobernados por una casta totalmente desconectada del sufrimiento de la gente”

No es solamente la compra de las delicatessen gourmet en el Palacio de La Moneda. Es algo que va mucho más allá y que vino a poner un ejemplo grotesco en relación a la desconexión que existe entre el Gobierno y la situación que vive el país en estos momentos. Un hecho preocupante y que, para muchos, avanza por el límite de lo racional.

“Está claro que aquí existe una desconexión total entre el Presidente Piñera, el gobierno y lo que pasa en el país. Es como si realmente no entendieran nada de lo que es el Chile real. Uno puede dar al menos diez ejemplos claros que reflejan que viven en otro mundo totalmente desconectados de la realidad”, señaló el diputado Tomás Hirsch.

El parlamentario detalló las veces en que, a su juicio, se ha manifestado esta situación. “En el mismo estallido social, en la incapacidad de dar respuesta a las demandas sociales, la foto en la Plaza de la Dignidad que fue además ofensiva, violenta y francamente un ataque a toda la gente que se manifestó y que sufrió violaciones a los derechos humanos. Luego, tenemos un ministro de Salud (Jaime Mañalich) que dice que no sabía que había tanta pobreza y tanto hacinamiento y terminamos en esta situación grosera, que da asco y repugnancia ver a un presidente que se deleita con paté de jabalí, con caviar y otras delicatessen gourmet”, indicó. 

“No deja de ser llamativo que Bloomberg en Estados Unidos diga que Chile aplicó las mismas políticas de los países ricos y no se dieron cuenta que era un país lleno de pobres. Y eso es exactamente lo que pasa, se ha vendido la imagen, la creencia de un país que no es real, el país real es otro y queda refrendado esto con las conductas de Piñera que literalmente rayan en lo enfermizo”, enfatizó Tomás Hirsch. 

Y pone como ejemplo de esta marcada desconexión el funeral de Bernardino Piñera. “Para el presidente es lo mismo veinte personas que 31. No entiende que ‘abrir’ no es lo mismo que ‘no abrir’ un ataúd. En fin, un autócrata camino a ser un dictador lo que se refleja en su intento de bloquear las facultades del Congreso para determinar la constitucionalidad o inconstitucionalidad de los proyectos de ley”. 

“Estamos en presencia de una situación que por un lado es grotesca, casi graciosa en algunos casos, pero que en realidad es muy grave si se tiene en cuenta que quien gobierna el país no tiene la menor idea de lo que es el país real”, dijo el diputado enfatizando que “no tengo ninguna duda que Piñera jamás ha dejado de estar preocupado de su propia imagen, de cómo queda él instalado en la historia”.

Para poner un ejemplo, Tomás Hirsch recordó que “frente a la pandemia, durante los primeros dos meses, a lo único que se dedicó fue a vender una imagen de éxito que no tenía nada que ver con la realidad, a compararse con otros países, a pretender que somos igual que Nueva Zelanda en la respuesta que hemos dado cuando en realidad se estaba incubando pasar a ser uno de los récord mundiales en mala respuesta frente al coronavirus”.   

“Estamos siendo gobernados por una casta, una élite, totalmente desvinculada, desconectada y despreocupada del sufrimiento de la gente. No logran comprender. No nos olvidemos que para la esposa del presidente el estallido social parecían ser alienígenas y que su primer llamado fue a sus amigas para dejar de tener algunos privilegios. De eso estamos hablando. Es patético tener que plantearlo así, pero de eso estamos hablando”, explicó. 

A su juicio, “es una familia que más parece familia real, y por eso no me extraña que hayan surgido todas estas comparaciones con el reinado de los ‘Luises’ en Francia. No tienen ninguna vinculación con el Chile real. Es chocante plantearlo, pero eso está pasando hoy día. Un presidente que se da banquetes con caviar, que niega lo que a todas luces es un hecho concreto – porque están las facturas y las órdenes de compra – y que aún así pretende negarlo… estamos hablando de alguien que está en un estado enfermizo”. 

-Y, ¿qué le parece esa situación?

Me parece muy grave porque cuando alguien está tan desconectado de la realidad uno tiene derecho a pensar que no está capacitado para gobernar.