Intervención de Rafael Harvey (@RafaelHarvey3) en la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados de Chile

Rafel Harvey Valdés, quien ha presentado una serie de reclamos por la falta de protección a los oficiales que denuncian casos de corrupción y ,además, un recurso ante la justicia civil revelando la existencia de una “red de protección a la corrupción” en el Ejército.

Sus acciones en defensa de la integridad del Ejército y contra la corrupción que lo erosiona, han presentado dilemas éticos de trascendencia al Ministro de Defensa y eventualmente a Sebastián Piñera.

Las reclamaciones del Capitán Harvey son consistentes y están sólidamente documentadas, no resisten dobles interpretaciones, señala. Así buscará demostrarlo en su visita a la comisión de Defensa de la cámara, sus abogados plantean que dada su calidad de denunciante de gravísimos casos de corrupción y en virtud de los tratados internacionales, no puede ser sancionado, removido de su cargo o desvinculado de la institución. Asimismo, la resolución de la Corte Suprema indica que la junta de generales que sancionó su retiro ha sido calificada de secreta, arbitraria e ilegal, toda vez que podría estar integrada por generales denunciados. 

Sin embargo, el Ministro Espina, conductor político y primera autoridad de las instituciones armadas del país, ha preferido ceder a recomendaciones y estampar su firma para decretar el polémico retiro, desechando la oportunidad de sumar a este soldado estratégico a lo que el mismo ministro denomina “tolerancia cero a la corrupción en las FF.AA.”

video completo

El 20 de diciembre de 2018, bajo el cargo de “sedición impropia”, el Segundo Juzgado Militar condenó a cinco años de reclusión militar en su grado máximo al capitán Rafael Harvey Valdés, el mismo uniformado que ha denunciado diversos hechos de corrupción al interior del Ejército. Esto, luego de que una investigación iniciada en la justicia castrense en septiembre de 2015 concluyera que Harvey indujo a desertar a 13 soldados que efectuaban su servicio militar en el Regimiento de Artillería N°1, quienes, al momento de dejar la institución, argumentaron haber sufrido cobros indebidos, malos tratos y amenazas por parte de superiores.