Masivo despido de Trabajadoras/es a honorarios de Bibliotecas de Providencia

DECLARACIÓN PÚBLICA

La Asamblea de Trabajadoras y Trabajadores de Bibliotecas expresa su total repudio ante el despido masivo e injustificado de funcionarios y funcionarias a honorarios dependientes de la Municipalidad
de Providencia y, en particular, a los 45 trabajadores y trabajadoras del sistema de Bibliotecas Públicas de esa comuna. Este hecho vulnera completamente los derechos laborales de estas personas y atenta contra sus derechos humanos si consideramos la actual situación sanitaria que
vive nuestro país.


Como trabajadoras y trabajadores de bibliotecas nos declaramos en pie de guerra contra esta decisión autoritaria que pretende dejar sin trabajo a nuestros/as compañeros/as y, por lo tanto, sin su fuente de ingresos lo que afectará directamente a sus familias, pues la mayoría son responsables
de llevar el sustento a sus hogares.


Nos violenta que el municipio de la comuna de Providencia, encabezado por su alcaldesa Evelyn Mathei, sea capaz de tomar una medida administrativa de esta índole, desde una figura que ya estaba precarizada laboralmente, como son los/as honorarios; más aún considerando el escenario actual en que nos encontramos. Nos parece indignante la falta total de empatía por parte del municipio con sus trabajadoras y trabajadores, dejándolos/as sin su fuente laboral en una de las
peores crisis sanitarias que enfrentamos a nivel mundial.

La decisión, que se nos comunicó por teléfono, tiene como respuesta un supuesto déficit que ha estado acarreando la Municipalidad desde octubre del 2019 y que hoy esta situación se ha visto acentuada por el contexto de la pandemia Covid-19, teniendo así que cerrar de manera indefinida todas las sedes del Sistema de Bibliotecas de Providencia.

Muchos de nosotros hemos trabajado durante años en
calidad de trabajadores a honorarios, emitiendo mes a mes boletas por cumplir responsabilidades y obligaciones, desarrolladas siempre en una relación de subordinación y dependencia que ameritaban la existencia de un contrato de trabajo, pero que siempre se nos negó. Dentro de los trabajadores hoy desvinculados, se encuentran encargados de sedes, de cultura, áreas audiovisuales, préstamos, y atención a público; todos y cada uno de ellos cumpliendo funciones que nunca han estado protegidas por nuestro empleador.


Lamentamos ver en primera persona cómo el área cultural es directamente afectada por esta decisión unilateral, injusta e ilegal, además de poner en riesgo el sustento de numerosas familias al no poder recurrir ni a un seguro de cesantía, un finiquito o incluso la posibilidad de encontrar trabajo a corto plazo, teniendo que sortear así quizás meses de desempleo sin ninguna protección, garantía y aviso previo.


Hacemos pública la decisión tomada por la Municipalidad de Providencia, liderada por la alcaldesa Evelyn Matthei, ex ministra del Trabajo, sumando nuestro caso a los 300 despidos en total del día de hoy en una de las municipalidades con mayor presupuesto por habitante.


Santiago, 8 de abril del 2020

Esto se suma en total a 300 desvinculado en la comuna