INDH se querella por el delito de torturas en contra de una mujer embaraza

INDH se querella por el delito de torturas en contra de una mujer embarazada de 21 años, quien fue violentamente golpeada y detenida por personal policial en Villa Francia, en la comuna de estación central el pasado 29 de marzo.

El día 29 de marzo, dia del Joven Combatiente, una mujer fue detenida por carabineros a metros de llegar a su hogar, pese que le advirtió a los funcionarios que estaba embarazada, siendo agredida y humillada por éstos durante varias horas.

Los uniformados le habrían pegado una patada en la espalda, lanzándole humo de cigarrillo en el rostro y burlándose de la paternidad de su hijo. Durante la constatación de lesiones la joven habría sufrido, además, violencia obstétrica de parte de una matrona.

La familia y el Instituto Nacional de Derechos Humanos, interpondrán dos querellas por torturas ante el Ministerio Público.

Fue subida a un bus policial donde respiró gases lacrimógenos que se habían tirado en el sector donde la tuvieron bastante rato… y comenzó con un profuso sangramiento, lo cual hizo presente a los funcionarios policiales– detalla Magdalena Garcés, abogada de Londres 38, quien tomó la representación legal de la víctima.

Durante su traslado a la 58 Comisaría de Estación Central, la joven les comunica a los policías que necesita atención médica. Los funcionarios se habrían burlado de ella, haciendo comentarios sobre la paternidad de su hijo, sacándose fotos con el celular de la víctima y privándola de contactarse con su familia. “Me parece medieval que un grupo de carabineros se haya reído de ella porque no tenía pareja y que su hijo era huacho. No puedo entender como se burlan de alguien que decide continuar su embarazo sola. Es una ridiculez menoscabarla por eso. Pero no es algo que me extraña, nosotros sabemos que ellos no se mandan solos y que continúan sin considerar los protocolos. Esa es la policía que tenemos hoy en la calle”, agrega Beatriz.

La tía de Valentina asegura que en el trayecto su sobrina perdió sus lentes debido a un zigzagueo frenético del vehículo donde la transportaban, maniobra que califica de intencional. “Ella me comentó que le dio la impresión que los funcionarios disfrutaban de esta situación, viendo como se caía, azotándose de lado a lado, mientras ellos se reían”, detalla.