Teletrabajo: “si no hay una fiscalización patronal, la jornada podría durar hasta 12 horas”

Columna de Manuel Ahumada Lillo dirigente Confederación General de Trabajadores (CGT)

El teletrabajo no es ningún avance revolucionario
sino una nueva forma de flexibilidad laboral

El día de hoy se ha promulgado la ley llamada del Teletrabajo. No es para nada un avance revolucionario ni algo que vaya a solucionar los problemas en esta pandemia en curso y a futuro.

Es una norma que profundiza la flexibilidad laboral y eso tiene que tenerlo muy presente los trabajadores.
Esta ley del Teletrabajo viene a profundizar lo que ya habían instalado en el Código del Trabajo y le invito a leer el artículo 376, durante el gobierno de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría.

Allí se instaló ya estas normas de flexibilidad que llaman de teletrabajo o de fuera del hogar. La diferencia es que en la reforma de Bachelet que está vigente en el código del trabajo, el sindicato era el actor que tenía que validar estos pactos.


Hoy día, esta ley lo deja a acuerdo de partes. Nuevamente el sindicato queda como un instrumento que no sirve.

Llama la atención primero a los trabajadores para que tengan cuidado. El pacto de Teletrabajo en ningún caso puede implicar menoscabo de sus derechos que ya existen en cuanto a remuneración.

En segundo lugar, la ley establece que puede haber trabajo físico de presencia y trabajo en el hogar, pero respecto a las normas del hogar la ley establece que
si no hay una fiscalización patronal, la jornada podría durar hasta 12 horas.

Llamamos la atención cuando decimos que este es otro paso más en la flexibilidad. El teletrabajo apunta a explotar descaradamente tu fuerza de trabajo, te hace sentir libre porque tu determinas tiempos y formas y eso es falso. Siempre vas a tener que responder a lo que el capitalista busca de ti. Cuidado.

El teletrabajo no es ningún avance revolucionario
sino una nueva forma de flexibilidad laboral. Consulta con tu dirigente, constituye organización sindical. Tus derechos debes continuar defendiéndolos

Por Almendra Villalobos / Piensa prensa