La “inmunidad del rebaño”, por qué cientos de científicos critican la estrategia del gobierno británico ante el covid-19

A diferencia de otros lugares de Europa, en Reino Unido no había impuesto restricciones a la movilidad de las personas, hasta hoy.

La idea de “gestionar el contagio” de la enfermedad para que la población obtenga inmunidad, conocida como la “inmunidad del rebaño”, también fue cuestionada.

De acuerdo con este concepto, quienes están en riesgo de la infección pueden estar protegidos gracias a que están rodeados de personas que son resistentes a la enfermedad.

Estimaciones aproximadas apuntan que la “inmunidad del rebaño” frente al covid-19 se lograría aproximadamente cuando 60% de la población haya sufrido la enfermedad.

Pero en la carta abierta, los científicos afirman que “buscar la ‘inmunidad del rebaño’ a estas alturas no parece ser una opción viable”.

Una actitud de “dejar hacer” ante el virus

La mayor debilidad de la “inmunidad del rebaño” reside en que para que funcione haría falta que solamente en Reino Unido hubiera unos 36 millones de personas que se contagiaran y se recuperaran, de acuerdo con el profesor Willem van Schaik, de la Universidad de Birmingham.

“Es casi imposible predecir lo que eso significaría en términos de costos humanos, pero de forma conservadora estamos estimando que serían decenas de miles de muertes y, posiblemente, centenares de miles de muertes”, señaló.

“La única forma de hacer eso posible sería extender el contagio de estos millones de casos durante un periodo relativamente largo, para que la sanidad pública no resulte desbordada”, agregó.

Van Schaik destacó que Reino Unido es el único país en Europa que está asumiendo lo que describió como una “actitud de dejar hacer ante el virus”.

Sin embargo, un portavoz del departamento de Salud afirmó que los comentarios de Vallance habían sido malinterpretados.

La inmunidad del rebaño no es parte de nuestro plan de acción, sino un resultado colateral de la epidemia. Nuestro objetivo es salvar vidas, proteger a los más vulnerables, y reducir la presión sobre nuestro Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés”, dijo.

“Ahora nos hemos movido de la fase de contención a la de ralentización y tenemos expertos trabajando de forma permanente. Cada medida que hemos introducido o que aplicaremos en el futuro se basa en la mejor evidencia científica”, agregó.

“Nuestra conciencia de los probable niveles de inmunidad en el país durante los próximos meses asegurará que nuestra planificación y nuestra respuesta sea lo más precisa y efectiva posible”, concluyó.

Medidas más drásticas

En una carta aparte dirigida al gobierno, más de 200 científicos conductistas cuestionaron el argumento del gobierno según el cual empezar a aplicar medidas drásticas muy pronto haría que la población dejara de cumplirlas justo en el momento en el cual la epidemia estaría en su punto más alto.

“Aunque apoyamos totalmente una estrategia basada en evidencia que formule una política a partir de la ciencia del comportamiento, no estamos convencidos de que se sabe lo suficiente acerca de la ‘fatiga del comportamiento’ o de hasta qué punto este conocimiento se aplica a las circunstancias excepcionales actuales”, señala la carta.

“Una evidencia semejante es necesaria si vamos a basar una estrategia de salud pública de alto riesgo sobre la misma”, apunta el texto.

“De hecho, parece probable que incluso esos cambios de comportamiento esenciales que se necesitan en la actualidad (como el lavado de manos) serán adoptados con mucha mayor facilidad en la medida en la que la situación se perciba como más urgente. Seguir adelante con normalidad por el mayor tiempo posible debilita esa urgencia”, agregan.

Los científicos señalaron que un “cambio de comportamiento radical” podría tener un efecto mucho mejor y podría “salvar un gran número de vidas”.

“La experiencia en China y en Corea del Sur es suficientemente estimulante y sugiere que esta posibilidad, al menos, debería intentarse”, añaden.

La segunda carta le pide al gobierno reconsiderar su posición sobre la “fatiga del comportamiento” y que comparta la evidencia sobre la cual está basando esa postura.


https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51893620